Portada Los 13 países donde ser homosexual se paga con la muerte
Noticias diarias

Los 13 países donde ser homosexual se paga con la muerte

Un informe publicado por la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex (ILCA) presenta el difícil panorama al que se enfrenta en 2017 la comunidad LGBTI en 72 países del mundo, donde su orientación sexual es criminalizada. De dichas naciones, 27 castigan las relaciones entre hombres, por ejemplo, en Namibia, país en África Austral.

La pena de muerte para las relaciones homosexuales está vigente en ocho estados. Uno de ellos es Irán, el cual contempla este castigo para todos aquellos que ‘violan’ la ley sobre moralidad, la cual existe en otros 18 países.

Irak es otro de los Estados que contempla dicha ley sobre moralidad, la cual prohíbe la expresión LGBTI.

En Siria, además de ser perseguidos y asesinados por grupos del denominado Estado Islámico, se contempla la pena de muerte para los que realicen actos ‘contra natura’.

Yemen, por su parte, contempla la pena capital para los hombres y mujeres que tengan relaciones sexuales con alguien de su mismo sexo.

Arabia Saudí, uno de los países en los que se han documentado detenciones en los últimos tres años, contempla la pena de muerte para personas de la comunidad LGBTI si violan la ley sobre moralidad.

Sudán, uno de los países que ha puesto obstáculos a la formación, establecimientos o registro de organziaciones enfocadas en la comunidad LGBTI, tiene pena de muerte para las personas que practiquen la sodomía.

Según el estudio, Nigeria es el único Estado en el que se contempla la pena de muerte por realizar promoción o propaganda homosexual. Por otro lado, contempla de 8 a 14 años de cárcel a quienes cometan actos considerados por ellos ‘contra natura’.

En Somalia hay una interpretación de ley islámica que prohíbe explícitamente las relaciones sexuales consensuales entre personas adultas del mismo sexo. “El castigo a quienes son encontrados culpables de haber cometido este delito queda a discreción del juez, y pueden ser castigados con la pena de muerte”, dice el informe.

En otros cinco países, entre estos Pakistán, la pena de muerte está técnicamente permitida por una interpretación de la ley islámica (Sharia), aunque no se aplica. Por ejemplo, en este país, se penalizan los actos considerados ‘contra natura’ que cometen exclusivamente los hombres.

En Afganistán no hay ninguna disposición explícita en su código penal que criminalice los actos sexuales consensuales entre personas adultas del mismo género. Sin embargo, pueden recurrir a la ley de la Sharia que penaliza los actos sexuales entre personas adultas del mismo sexo hasta con la pena de muerte.

Todos los actos sexuales fuera del matrimonio heterosexual están prohibidos en los Emiratos Árabes Unidos. Al igual que en el caso anterior, es la ley de la Shaira la que permite condenar a una persona a la pena de muerte.

“En Catar funcionan tribunales de la ley de la Sharia, bajo las cuales es técnicamente posible la imposición de la pena de muerte a hombres musulmanes que sean encontrados culpables de haber mantenido relaciones sexuales consensuales con otro varón adulto”, dice la ley de ese país.

El artículo 308 del Código Penal de Mauritania afirma: “El varón musulmán adulto que cometiere actos indecentes o un acto ‘contra natura’ con una persona de su sexo, será penalizado con pena de muerte por lapidación pública. Cuando se trate de dos mujeres, serán penalizadas conforme lo establecido en el primer parágrafo del artículo 306 –de 3 meses a 2 años de prisión y una multa de 5.000 a 60.000 uquiyas mauritanas (UM)–”.