Portada Los antibióticos pueden alterar la capacidad de movimiento de las bacterias
Investigación

Los antibióticos pueden alterar la capacidad de movimiento de las bacterias

antibióticos

Los antibióticos pueden influir en la capacidad de nado y movimiento en manada de las bacterias resistentes a múltiples fármacos, según un nuevo estudio publicado en ’mSphere’, una revista de acceso abierto de la Sociedad Americana de Microbiología. La investigación, realizada con ‘Salmonella’ resistente a múltiples fármacos, exploró cómo los antibióticos pueden modular los mecanismos de virulencia de ‘Salmonella’.

“Comprender la influencia de los antibióticos en bacterias resistentes a múltiples fármacos es fundamental para la selección adecuada y el uso prudente de antibióticos mientras se minimizan las posibles consecuencias colaterales”, afirma el coautor Bradley Bearson, microbiólogo del Laboratorio Nacional de Agricultura y Medio Ambiente, parte del Servicio de Investigación Agrícola del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA-ARS, por sus siglas en inglés).

Durante varios años, los investigadores del USDA-ARS han estado analizando las consecuencias de la exposición a antibióticos en ‘Salmonella’, incluidas las cepas resistentes a múltiples fármacos. “Aunque los antibióticos son medicamentos importantes para prevenir y curar enfermedades en humanos y animales, los fármacos a veces pueden tener efectos secundarios no intencionados, tanto perjudiciales como beneficiosos -apunta Bearson-. Hemos estado tratando de investigar algunos de los posibles efectos colaterales”.

En el nuevo trabajo, los investigadores evaluaron la influencia de cuatro antibióticos diferentes (cloranfenicol, kanamicina, estreptomicina o tetracidina) sobre la motilidad bacteriana en seis diferentes cepas de ‘Salmonella’ resistentes a múltiples fármacos. Los seis aislamientos fueron resistentes a la ampicilina, el cloranfenicol, la estreptomicina y la tetracidina, y tres aislamientos también fueron resistentes a la kanamicina.

Las bacterias móviles usan uno o más métodos para moverse, como saltar, deslizarse, planear, moverse en plaga, nadar y retorcerse. Los investigadores expusieron la bacteria a concentraciones sub-inhibitorias de los antibióticos mientras evaluaban la motilidad. Las concentraciones sub-inhibitorias empleadas en este estudio inhibieron los aislamientos de ‘Salmonella’ sensibles a los antibióticos, pero no disminuyeron ni inhibieron el crecimiento de las cepas resistentes a múltiples fármacos.

DISMINUCIÓN DE LA MOTILIDAD BACTERIANA DE LA ‘SALMONELLA’

Los científicos descubrieron que el cloranfenicol y la tetracidina redujeron la natación y el movimiento conjunto, aunque el efecto fue más pronunciado para la natación que para el enjambre. La kanamicina y la estreptomicina limitaron la natación, pero tuvieron un efecto menor sobre la disminución del enjambre. En una cepa, la kanamicina aumentó significativamente el enjambre.

“Encontramos que la mayoría de los antibióticos disminuyeron la motilidad bacteriana en ‘Salmonella’ resistente a múltiples fármacos, pero la kanamicina aumentó la motilidad en uno de los aislamientos bacterianos -dice Bearson-. Como esto fue sorprendente, profundizamos y descubrimos que el gen de resistencia a la kanamicina era importante, lo que significa que, si ponemos un gen diferente de resistencia a la kanamicina en la célula bacteriana, no mejora la motilidad como lo hizo el gen original. También descubrimos que hay algunos genes accesorios en las bacterias que también se requieren para ver ese fenotipo, pero no sabemos cuáles son esos genes en este punto”.

El doctor Bearson apunta que, de ahora en adelante, su laboratorio intentará identificar aquellos genes que están involucrados en el enjambre mejorado con kanamicina que no se deben al gen de resistencia a los antibióticos. “Haremos algunos estudios de expresión genética para tratar de identificar los genes accesorios que están involucrados”, dice Bearson.

Los investigadores señalan que, si bien los antibióticos son herramientas valiosas en medicina humana y animal, se necesita una mejor comprensión de los beneficios potenciales y las consecuencias negativas de su uso. “Estamos tratando de asimilar información sobre estas consecuencias que permitiría a médicos y veterinarios tomar decisiones informadas sobre su elección de antibióticos”, plantea Bearson.

Por ejemplo, señala, si los médicos tienen dos antibióticos que igualmente trataran una enfermedad en un humano o un animal, podría ser más prudente usar el antibiótico que tiene un efecto beneficioso adicional o evitar un antibiótico que podría tener un impacto negativo.

La ‘Salmonella’ es una de las causas más comunes de infecciones bacterianas transmitidas por los alimentos en Estados Unidos. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades estadounidenses consideran que la ‘Salmonella’ multirresistente es una amenaza seria para la salud pública.

Revista Zero

Mercedes-Benz