Portada Los entrenamientos que consiguieron transformar a Brad Pitt en un verdadero luchador
Actualidad

Los entrenamientos que consiguieron transformar a Brad Pitt en un verdadero luchador

Veinte años después del rodaje salen a la luz las rutinas que esculpieron el cuerpo del actor

Para los actores la preparación previa a la hora de interpretar un papel puede convertirse en un verdadero desafío, especialmente si implica cambios físicos, un factor donde la figura del entrenador personal resulta imprescindible. En el ránking de los que mejor se adaptan a este tipo de requerimientos no puede faltar Brad Pitt, quien es capaz de ganar años o rejuvenecer en tiempo récord. Precisamente es él quien últimamente se ha llevado gran parte de la atención de los medios por dos de sus transformaciones, que curiosamente no pertenecen a proyectos actuales, sino a dos películas que marcaron un antes y un después en su carrera y cuyo rodaje se remonta a varias décadas atrás.

Se trata de “El club de la lucha” “Snatch: cerdos y diamantes”, dos films que exigían una alta preparación en los que fue capaz de transformar su musculatura en la de un verdadero luchador gracias a una rutina basada en la hipertrofia combinada con cardio de alta intensidad. En ambas el encargado de dicho trabajo fue Joe Goossen, uno de los entrenadores de lucha con más prestigio de los Estados Unidos quien recientemente ha compartido en los medios americanos cómo fue su experiencia.

El punto clave consistió en trabajar la técnica y los movimientos del actor para que resultasen lo más creíble posible. Para el “Club de la lucha”, explicó que la grasa corporal del actor rondaba solamente el 5% y que los entrenamientos se dividían en un grupo muscular diferente cada día, lo que le permitía recuperarse por completo para maximizar el crecimiento muscular. El final de la semana finalizaría con una buena dosis de cardio para terminar de quemar la grasa sin tener que sacrificar músculo.

Según Goosen, la rutina se componía de 3 sets en los que se realizaban de 25 a 30 repeticiones de cada ejercicio en los que no faltaban los siguientes:

Lunes – Pecho

75 push-ups

Bench press

Nautilus press

Incline press

Pec-deck machine

Martes – Espalda

Martes – Espalda

25 pull-ups

Seated rows

Lat pulldowns

T-bar rows

Miércoles – Hombro

Arnold press

Laterals

Front raises

Jueves – Bícpes y tríceps

Preacher curls machine

EZ curls cable

Hammer curls

Pushdowns

Viernes y sábado – Cardio

60 minutos a un 80-90% de intensidad

En el caso de “Snatch”, aunque duro, fue un tanto más relajado ya que en este caso los niveles de grasa podían ser más altos, de en torno al 10%. Durante las 5 semanas que duró, se incluyeron más movimientos de boxeo en los que se combinaban tanto los más clásicos como de artes marciales. A partir de la segunda se añadieron rutinas en el ring y también se emplearon la comba, el saco y el cojín de cuerpo que ayudaron a que perfeccionase su técnica y su papel resultase más creíble.

Por último, explicó que en los dos proyectos Pitt cambió su dieta y añadió mayores dosis de proteínas y ciertos suplementos. Sin duda una preparación que no todos los cuerpos serían capaces de soportar.

Tags