Portada Los hombres homosexuales que viven en pareja tienen 50% menos probabilidades de sufrir depresión
Actualidad

Los hombres homosexuales que viven en pareja tienen 50% menos probabilidades de sufrir depresión

Un estudio realizado por la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres realizó un estudio que determinó que los hombres homosexuales y bisexuales que conviven con un compañero tienen 50% menos probabilidades de estar deprimidos en comparación con los que están en soledad.
 
El estudio, publicado en la revista Journal of Public Health, demostró que los hombres homosexuales y bisexuales padecen de manera desproporcionada problemas de salud mental en comparación con los hombres heterosexuales.
 
La investigación reunió las respuestas de 5 mil 799 hombres homosexuales y bisexuales mayores de 16 años con el fin de medir los índices de depresión en comparación con diferentes factores de su vida.
 
Entre los resultados más alarmantes se encuentran que los hombres homosexuales y bisexuales afrodescendientes están dos veces más propensos a padecer depresión e intentar suicidarse que sus homólogos blancos.
 
Los encuestados menores de 26 años presentaron seis veces más posibilidades de sufrir depresión e intentar autolesionarse en comparación con los hombres mayores de 45 años; asimismo, los hombres que tienen un poder adquisitivo bajo y menores niveles educativos son más proclives a tener una mala salud mental.
 
“Nuestro estudio mostró que entre los hombres homosexuales y bisexuales, la edad y el origen étnico tienen un impacto significativo en la salud mental, al igual que los ingresos y la educación”, comentó el Dr. Ford Hickson, principal autor del estudio.
 
Además, indicó que generalmente se tiene una idea errónea sobre la homogeneidad de los llamados grupos minoritarios, ya que en realidad existe una gran diversidad y variación en las situaciones de salud y vida de la población de hombres homosexuales y bisexuales.
 
“Lo que está claro es que las desigualdades en la salud entre los hombres homosexuales y bisexuales son similares a los de la sociedad en general. La mala salud no se distribuye uniformemente a través de la raza, ingresos y la educación”, detalló Hickson.
 
April Gasp, otra de las investigadoras involucradas en el proyecto señaló que existe una serie de factores que puede aumentar el riesgo de tener graves problemas de salud mental no sólo entre las personas homosexuales y bisexuales, sino entre la población en general.
 
“Este estudio contribuye a una mejor comprensión de los riesgos específicos que enfrentan las comunidades LGBT, con lo cual se espera llevar a intervenciones de salud específicas”, concluyó Gasp.