Portada Los hombres sospechosos de ser gays sometidos a exámenes anales
Actualidad

Los hombres sospechosos de ser gays sometidos a exámenes anales

hombres gays

Túnez, país del norte de África, castiga las conductas homosexuales con hasta tres años de prisión y está procesando a personas sospechosas de ser homosexuales de conformidad con las leyes anti-gais del país. Las autoridades usan información privada en los teléfonos de los sospechosos para obtener confesiones, según Human Rights Watch (HRW).

Además, Túnez obliga a los sospechosos a someterse a exámenes anales. HRW los denuncia como “crueles, degradantes e inhumanos”. El artículo 230 del código penal de Túnez castiga la conducta de sexo consensual entre personas del mismo sexo con hasta tres años de prisión. “Las autoridades tunecinas no tienen nada que ver con las prácticas sexuales privadas de la gente, las maltratan y las humillan con el pretexto de hacer cumplir las leyes discriminatorias”, dijo Amna Guellali, directora de Túnez en HRW.

HRW instó al parlamento a abolir rápidamente el artículo 230. También debería promulgar una ley para proteger la privacidad de las personas. Además, los fiscales deben abandonar los casos de sodomía e investigar los malos tratos policiales a personas LGBTI.

En junio, parecía que Túnez podría despenalizar el sexo gay. El comité de igualdad del país recomendó reformar la ley. Los activistas LGBTI en Túnez son muy activos, a pesar de la amenaza de castigo. A principios de este año, realizaron manifestaciones en protesta por la prohibición del sexo gay e incluso organizaron el primer festival de cine LGBTI del país. Pero, la policía cerró las manifestaciones por “seguridad propia” de los manifestantes.

HRW habló con seis personas que habían sido procesadas en los últimos dos años. Revisó otros cinco casos en documentos judiciales. Algunos hombres pasaron meses en prisión. Tres huyeron de Túnez y buscaron asilo en Europa. Además, la policía maltrató a los detenidos sospechosos de ser homosexuales. Las autoridades los obligaron a confesar y negaron su acceso a abogados.

La policía arrestó a un joven de 17 años tres veces bajo la ley de sodomía represiva, según HRW. Lo obligaron a someterse a un examen anal. También pasó meses en detención y sometido a terapia de conversión.

Pero tal vez, el más triste de los casos es el de un hombre de 32 años que habló con HRW para contar que en junio de 2018, fue a la policía para presentar una queja luego de que fue violado por una pandilla y la policía, en vez de atender su denuncia, le realizó pruebas anales tratando de determinar si el hombre estaba “acostumbrado a practicar sodomía”.

Mercedes-Benz