Portada Los Justins, ordenados del que menos mola al que más mola
LifeStyle

Los Justins, ordenados del que menos mola al que más mola

Los Justins están por todas partes: en la música, en el cine, en la tele, en la moda y hasta en la política. Pero llamarse como los tipos más populares del mundo en este momento no es sinónimo de éxito: depende de a cuál de ellos lo asocies, puede parecerte un horror de nombre o una maravilla y, por desgracia, siempre pagan Justins por pecadores. Para que no te líes y tengas claro cuáles molan y cuáles no, te presentamos el ranking definitivo de Justins.

 

 

El que menos: Justin Bieber

Nos creímos su propósito de ‘Purpose’, un disco brillante que ponía fin a su etapa más oscura, la que siguió a la ruptura con Selena. Era como el renacer de un juguete roto. Dijo que ‘Sorry’ y su fandom lo perdonó, pero no ha conseguido levantar cabeza: se escapa de los programas de radio, atropella a gente, hace versiones de ‘Despacito’, saca cantaditas con David Guetta y su repertorio de looks es más digno de gente en la cola de una lavandería que de un ídolo juvenil. Confiamos en que vuelva pronto a sus hey days, pero en este momento es el Justin que menos mola por consenso general.

Mola, pero está en horas bajas: Justin O’Shea

Justin O’Shea nunca dejará de ser un hombre GQ. Se ganó el puesto cuando era director de Moda de MyTheresa.com e hizo que Brioni volviese a ser una marca que entusiasmase al mundo de la moda. Y aunque molaba lo que hacía, la relación no duró mucho, porque Anthony Hopkins vende mejor los trajes de 5.000 euros que Metallica. Desde su nuevo proyecto, SSS World Corp, está cambiando las reglas de la moda y estamos convencidos de que el reconocimiento llegará pronto. Este Justin moló mucho, sigue molando y seguro que molará más que nunca cuando sus ideas empiecen a dar los resultados que espera.

¿Cómo no va a molar? Justin Theroux

Es el segundo marido de Jennifer Aniston y, en consecuencia, el segundo marido del resto del mundo. Ocupar el puesto de Brad Pitt no es tarea fácil, pero Theroux ha sabido esperar su momento, ganarse el corazón del público con discreción y talento, y hoy su perfil se acerca peligrosamente en prestigio y popularidad al del ex de su mujer: Brad se ha separado y él disfruta de un feliz matrimonio junto a Jen; Brad se viste muy bien para ir en moto, y él es un referente de estilo para desplazarse en bici; Brad sigue soñando con un Oscar, y él disfruta del éxito de ‘The Leftovers’, que ha tenido uno de los finales más aclamados del año. Brad es mucho Brad, pero este Justin (por fin) no tiene nada que envidiarle.

Nadie discute que mola mucho: Justin Timberlake

Timberlake debería ser el referente vital de Bieber. Sin duda. Él también fue un adolescente insoportable que contaba por los platós de televisión que había desvirgado a Britney Spears y todo el planeta disfrutó viendo cómo lloraba con aquella broma de su amigo Ashton Kutcher en el primer episodio de ‘Punk’d’. Pero hoy Justin es un hombre nuevo, un hombre feliz, un hombre casado que disfruta de sus hijos y que sólo sale de casa para petarlo: con su ropa, con sus canciones o con sus actuaciones. Si te hubiesen contado hace años que este otoño lo verías en la nueva película de Woody Allen, ¿te lo habrías creído?

Está molando más que nadie ahora mismo: Justin Trudeau

Pero si hay un Justin que mola ahora mismo más que ningún otro, ése es Justin Trudeau. Cualquier persona del planeta sería más feliz si pudiese amanecer un día al lado de Justin Trudeau. El primer ministro canadiense es, en este momento, el símbolo mundial de la esperanza en un futuro mejor, de la fe en la raza humana en general y en el género masculino en particular, de que existe una justicia en la Tierra que no es tan cruel como la divina. Un tipo cuyas palabras y acciones transmiten sensatez y solidaridad, que respeta a sus semejantes y a los que no lo son y que, además, va por la vida hecho un brazo de mar,incluso cuando se enfunda unos calcetines de Chebwacca. Trudeau es el hombre en el que todos nos miramos y, en consecuencia, el Justin que más mola.