Portada Los mandamientos RZ que debes conocer para combinar el cóctel perfecto
LifeStyle

Los mandamientos RZ que debes conocer para combinar el cóctel perfecto

 

Normativa general

Equilibrio: Ahí radica todo. El resto da un poco igual.
Ingredientes: Cinco como mucho. Igual que los indios que cortaban la caña de azúcar (mezclada luego con jugo de lima para preparar los primeros ponches) iban en punch, es decir, de cinco en cinco.
Base estándar: dos partes de ácido por una de dulce y una de amargo.
Orden: Las bebidas densas siempre se añaden antes que las más líquidas.
En el bar: Elegancia en el vestir. Chaleco o americana bien abrochada con la corbata por dentro.
Hospitalidad: Con mayúsculas y sin excusas. El barman como gran anfitrión (educación, buenas maneras, consejos, intuición, sonrisa) no es un mito. Pero recuerda, él no bebe (no debería) y la barra es territorio vedado.

Normativa RZ

Equilibrio: Ahí radica todo. El resto da un poco igual.
No escatimar en sabores frescos y naturales. Está bien pedir bebidas caras, pero de nada sirve si desatendemos los detalles como un buen garnish (el adecuado y sin abusar) o una buena compañía.
Nos gustan casi todos los bares: los antros, los de hoteles de lujo, los de barrio y los de Manhattan, las tascas y las mezcalerías. Un poco de osadía.
Está bien bordar un Negroni pero hay que atreverse con los fermentados o los ingredientes de despensa. ¿Coctelería molecular? Una vez al año no hace daño pero casi que preferimos un Rob Roy de toda la vida.
Pasar en el bar el tiempo necesario. Ni más ni menos.
Hay gin-tonics y gin-tonics. Frío, seco y gaseoso es el nuestro. Insistimos: frío. Y ya. Bueno, y nunca en copa de balón (igual que el champán nos gusta en copa de vino). Y ya.
En el bar: Si el barman no lleva pajarita no pedimos el libro de reclamaciones. El dress code tiene sus momentos y hoy lo informal puede ser el nuevo lujo.
Hospitalidad: Hay cosas que nunca deben cambiar.

 

Mercedes-Benz