Portada “Los microbios están en todas partes”
Medicina

“Los microbios están en todas partes”

microbios

Beber regularmente bebidas endulzadas con azúcar, como refrescos y zumos, contribuye al desarrollo de diabetes, presión arterial alta y otros problemas de salud endémicos, según una revisión de estudios epidemiológicos publicada en ‘Journal of the Endocrine Society’.

El análisis también encontró un vínculo entre el consumo de bebidas azucaradas y el síndrome metabólico, un conjunto de factores de riesgo que elevan las probabilidades de desarrollar enfermedades cardiacas, accidentes cerebrovasculares y diabetes, según la Red de Salud Hormonal. Los factores de riesgo incluyen obesidad abdominal, altos niveles de grasas en sangre conocidos como triglicéridos, presión arterial elevada, azúcar en sangre en ayunas y reducción de las lipoproteínas de alta densidad (HDL) o niveles de colesterol bueno.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que las afecciones cardiometabólicas como el síndrome metabólico y la diabetes provocan 19 millones de muertes al año. “El consumo de bebidas endulzadas con azúcar está aumentando constantemente entre todos los grupos de edad en todo el mundo –afirma el autor principal de la revisión, M. Faadiel Essop, de la Universidad de Stellenbosch, en Stellenbosch, Sudáfrica–. Nuestro análisis reveló que la mayoría de los estudios epidemiológicos demuestran que la ingesta frecuente de estas bebidas contribuye a la aparición del síndrome metabólico, la diabetes y la hipertensión”.

HACE FALTA EDUCACIÓN PÚBLICA AL RESPECTO

Los autores revisaron 36 estudios sobre los efectos cardiometabólicos del consumo de bebidas azucaradas en la última década. Dado que algunos estudios recientes llegaron a conclusiones contradictorias con respecto a la relación entre el consumo de bebidas y las condiciones de salud, como la diabetes y las enfermedades cardiacas, los investigadores evaluaron críticamente el panorama de la investigación en cuanto a las tendencias generales.

Aunque hubo algunos estudios con hallazgos negativos o neutros, la mayoría de los análisis respaldaron un vínculo entre el consumo de bebidas azucaradas y el riesgo de desarrollar síndrome metabólico. La mayoría de los estudios analizados se centraron en personas que bebieron más de cinco bebidas azucaradas a la semana.

Los estudios sobre la dieta y la diabetes revelaron que consumir tan solo dos porciones de bebidas azucaradas a la semana estaba relacionado con mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Varios de los trabajos analizados concluyeron que beber al menos una bebida azucarada al día se asociaba con presión arterial elevada.

“Los hallazgos demuestran que existe una clara necesidad de educación pública sobre los efectos nocivos del consumo excesivo de bebidas azucaradas -dice Essop-. Pero nuestra comprensión de este tema se beneficiaría de investigación adicional para aclarar aún más cómo las bebidas endulzadas con azúcar afectan a nuestra salud. Vemos algunas limitaciones en la investigación actual sobre este tema, como la necesidad de estudios a más largo plazo y métodos de investigación estandarizados”.

Revista Zero

Mercedes-Benz