Portada Los secretos del porque los heteros que tienen sexo con otros hombres no se consideran gais
Actualidad

Los secretos del porque los heteros que tienen sexo con otros hombres no se consideran gais

Los secretos del porque los heteros que tienen sexo con otros hombres no se consideran gais

Un tema muy controversial.     

Siempre vemos todo de nuestro lado y muchas veces cuestionamos a aquellos hombres que por sus comportamientos pensamos que solo son personas que quieren tapar la realidad, dejando a un lado que, para ellos, esa es la verdad de los hechos que realizan y no lo ven de la misma manera en que nosotros lo sentimos.

Lo que nosotros vemos como “un intento de tapar el sol con un solo dedo” para ellos simplemente es un comportamiento impulsivo que los lleva a hacer actos desenfrenados que no dañan su integridad como persona.

Por eso en esta nota queremos ver el lado de ellos, de esos heteros que tienen sexo con otros hombres y se niegan a llamarse gais o bisexuales.

Iniciamos:

No se consideran gais

Esto no es sorpresa, pero lo hombres heterosexuales que tienen sexo con otros hombres tachan a que los llamen gais, mencionando que el simplemente de matar la sofocación del sexo con otro hombre en algún momento de “alto voltaje”, no es reflejo de llegar a ser homosexuales si sus sentimientos están completamente atados a las mujeres.

Además, consideran que el sexo con otro hombre puede ser una forma de “ayudar” a otro hombre, forma de aliviar el estrés, o simplemente algo que pasó solo una vez pero que no se volverá a repetir.

No hay engaño

A menudo o casi siempre los hombres heterosexuales que tienen sexo con otros hombres, son personas casadas, con novias o, de esos hombres que los llaman “exitosos entre las mujeres” porque dejan a una y toman a la otra.

Estos hombres consideran que el hecho de estar en la cama con otro varón no es una forma de engaño o trampa a su “heterosexualidad” ni a su pareja mujer o novia, debido a que la falsedad en sí sería si tuviese relaciones amorosas con otra fémina.

Según los estudios, esto es lo que comúnmente se escucha hablar de muchos de estos hombres heterosexuales referente al tema:

“Si no es con una chica, ¿cómo puede ser una trampa?”

“Oral de otro hombre no cuenta”.

“Tener sexo gay no es lo mismo que el sexo real”.

 La masculinidad es igual a la orientación sexual

Los heterosexuales que tienen sexo con otros hombres equivalen a que entre más masculino sea el tener sexo gay esto no cambiará su orientación sexual. Un pensamiento muy válido para ellos, que muchas veces lo disfrazan con un fuerte sentimiento homofóbico.

Según un estudio realizado por Tony Silva de la Universidad de Oregon, se pudo establecer que existe el pensamiento de que, si dos hombres bien masculinos tienen sexo homosexual, no es un equivalente para optar a que se llame una relación gay.

“Al tener sexo con hombres bien masculinos como ellos, y de una manera particular, ellos pueden puede llamar a esta relación sexual como algo muy heterosexual y masculina”.

Algo que consideran seguro es que el sexo con otro hombre solo es sexo, donde no intervienen los sentimientos.

Lo afeminado no va

Este es un punto muy controversial. Por ello se debe tomar como un pensamiento, más no como algo valido por algún estudio.

Los hombres heterosexuales que tienen sexo homosexual niegan cualquier inclusión femenina en sus actitudes. Por dar un ejemplo: se niegan a portar cualquier prenda, utensilio o posesión personal de color rosa, “porque este color es solo para las mujeres”.

Además del color rosa, son personas que consideran que los aceres del hogar, actividades como la peluquería y las confesiones son exclusivas para las femeninas o gais.

De aquí, a que el tener sexo son otro hombre sea una evidencia de lo masculino. Porque si ambos tienen los mismos comportamientos varoniles, no cabe la tacha de “gay” en la relación sexual, al creer que todo está bajo la pseudonormatividad creada por ellos.

Este pensamiento relaciona a que un hombre no puede tener contacto alguno con lo femenino y por ello forman una especie de escudo donde todo aquello femenino no puede acercarse a sus expresiones masculinas.

La curiosidad acerca de lo “anal”

No solo buscan explorar lo que es penetrar a otro hombre, sino que siente el deseo de también ser penetrados.

Para muchos de estos hombres el ser gay se describe exclusivamente como “aquel que siempre se deja penetrar”, por ello buscan la manera de saciar su lado sexual “homo”solo siendo activos con otros hombres, pero en solitario con una mano pueden jugar a penetrarse con los dedos, o existe el caso de dejarse penetrar por sus mujeres mediante el llamado “pegging”.

De estas formas consideran “que mantienen su masculinidad intacta” al no ser vulnerados analmente por otro hombre.

Gay por dinero

Hemos escuchado hablar muchas veces de soy “gay por dinero”.

Estamos en un tiempo “liberal” donde todos hacemos lo que nos gusta y aquello que nos convengan, incluso en las relaciones interpersonales, donde cada quien le da un término único a lo que pasa en su vida.

Uno de esos términos es el llamado “Gay por dinero” siendo la descripción en la que el “heterosexual se vuelve homosexual en todos los sentidos” por una cierta cantidad de dinero.

Estos heterosexuales consideran que hacerse pasar como “homosexuales” es una actividad que al ser paga no debe dañar su orientación sexual. Lo ven como un simple trabajo que puede implicar incluso las relaciones sexuales.

Actividades como hacer pornografía gay, servicio de acompañamiento, servicios sexuales a hombres gais, y otras relacionas; mientras sean pagas no existe relación para que otras personas los consideren como hombres homosexuales.

Con esto hemos llegado al final de un tema muy controversial, mostrando el lado de ellos, de esos hombres que consideran que sus relaciones con otros hombres igual de masculinos a ellos, no pueden ser llamadas como relaciones homosexuales.

¿Y tú qué opinas?

-----