Portada ¿Qué es mejor, la fruta o la verdura?
Salud

¿Qué es mejor, la fruta o la verdura?

 

Muchas veces queremos decantarnos por las opciones más saludables y que a la vez nos ayuden a progresar. Es posible que en alguna ocasión hayamos dudado entre escoger frutas o verduras ya que ambos grupos de alimentos son muy nutritivos y realmente bajos en calorías, pero, ¿cuáles son mejores?

Las frutas tienen una densidad nutricional muy alta, lo cual significa que una gran proporción de minerales, vitaminas y fibra acompañan a cada caloría que nos aportan estos alimentos. Las frutas destacan por su alto contenido de agua y fibra, las cuales son las principales responsables de su alto efecto saciante.

Tienen un contenido variable de hidratos de carbono que en la mayoría de casos oscila entre los 5 y los 15 gramos por cada 100 gramos de alimento. Los tres principales carbohidratos son la fructosa, la glucosa y la sacarosa. Son azúcares simples que podemos absorber y utilizar rápidamente.

Son pobres en proteínas y en grasas, a excepción de algunas frutas como el aguacate, que nos aportan cantidades de grasa más altas.

Las verduras también tienen una densidad nutricional muy alta. Por lo general, esta densidad es incluso más alta que en el caso de las frutas, ya que la mayoría de las verduras suele aportar menos calorías que las frutas. Su contenido en fibra también suele ser ligeramente mayor en muchos casos, pero su contenido en agua es similar.

Tienen un efecto saciante algo mayor que el de las frutas, y esto se debe a que sus hidratos de carbono son más complejos. El principal hidrato de carbono que presentan las verduras es el almidón; un glúcido formado por muchas moléculas de glucosa enlazadas y entrecruzadas entre sí. Estos hidratos se absorben de forma más lenta que los de las frutas.

Al igual que las frutas, salvo alguna excepción, las verduras son pobres en grasas y proteínas.

¿QUÉ ES MEJOR?

Aunque ambas deberían suponer la base de nuestra alimentación, ninguna es mejor que otra; solo son distintas, y deberíamos aprovecharnos de sus propiedades para nuestros distintos objetivos.

Si vamos a entrenar poco tiempo después de realizar una ingesta, las frutas serán la mejor opción por su contenido en hidratos de carbono simples.

Si queremos perder grasa y al mismo tiempo pretendemos evitar el hambre, deberíamos decantarnos principalmente por las verduras, ya que la saciedad que provocan es mayor.

Además, aunque ningún grupo de alimentos es imprescindible, combinarlos nos permitirá obtener una gama de minerales, vitaminas y antioxidantes mayor que si solo optásemos por uno de ellos.