Miedo a ser homosexual. Una idea obsesiva es aquella que de forma no deseada aparece produciendo un nivel elevado de malestar.

Suele estar relacionada con un temor a poder hacer daño a alguien, a poder enloquecer, a poder contraer una enfermedad, a dejarse el gas abierto… Una idea obsesiva es uno de los síntomas asociados al trastorno obsesivo-compulsivo, aunque pueden darse aisladamente sin llegar a configurar un cuadro psicopatológico.

Cada vez que una situación tiene relación con una idea temida, y alcanza el grado de idea obsesiva, aparecen cadenas de pensamientos intentando determinar si se puede hacer realidad.

En ocasiones tras las ideas, son los análisis que realiza la persona los que acaban produciendo más miedos y más ansiedad anticipatoria. Tal es el caso del miedo a ser homosexual.

Pongamos una situación a modo de ejemplo: un chico heterosexual, estando en una discoteca ve bailando a otro chico sin camiseta marcando músculos. Puede ser algo que ya ha visto otras veces, pero ese día al apreciar que estéticamente es agradable, aparece un pensamiento fugaz: “¡a ver si ahora te van a gustar los chicos!”.

Lo que en un principio es una idea como otras que le han pasado por la cabeza, en esta ocasión el pensamiento no le gusta, lo rechaza, puede generarle incomodidad y miedo a que se instale de forma permanente.

El problema comienza a agravarse cuando ese chico quiere alcanzar, con cierto grado de obsesividad, pruebas que le demuestren que su miedo no es cierto, buscando comprobar si las chicas le siguen gustando o no: ligando, besándose o teniendo relaciones sexuales siempre con el fin de certificar que aparece la atracción física y sexual hacia las chicas.

Todo esto puede producir una gran auto-observación, que normalmente inhibirá el deseo.

A partir de este momento la idea obsesiva comenzará a crecer con fuerza ya que donde se pretendía alcanzar la calma, se va generando la confirmación del temor: puedo ser gay.

A menudo la persona que tiene miedo a ser homosexual, no tiene sentimientos homófobos, pero sentir que no desea serlo y ver que los datos analizados no pueden descartar un deseo oculto hacia personas del mismo sexo, puede ser suficiente para generar una idea obsesiva, y posteriormente el bloqueo.

El tratamiento psicológico del miedo a ser homosexual, se centra en ayudar a la persona a convivir con sus temores, para después conseguir fortalecerse y manejar adecuadamente las ideas de carácter obsesivo. / créditos: Gabinete de Psicología

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *