Portada Molino de Alcuneza, terruño y sofisticación en perfecta sintonía
Rincones Gastronómicos

Molino de Alcuneza, terruño y sofisticación en perfecta sintonía

Toda una sorpresa. Una cocina de primer nivel en plena campiña de Guadalajara. Aunque eso sí, no en cualquier lugar. Molino de Alcuneza pertenece a la cadena Relais& Châteaux, lo que ya es una garantía en cuanto a hospedaje. Pero en este caso, es también una cocina top lo que sorprende e impacta.

Estamos en un antiguo molino harinero, ubicado en el valle de Sigüenza, a poco más de una hora de Madrid. Un recinto con un hermoso espacio ajardinado y cuyos muros, con más de 500 años, encierran 12 habitaciones (3 suites) con todas las comodidades; además, spa y piscina. Un entorno privilegiado gestionado por sus directores y propietarios, los hermanos Blanca y Samuel Moreno. Éste último, desempeña también la labor de chef. Un papel que interpreta con pasión y conocimiento, tras haberse formado junto a los hermanos Roca (Can Roca) o Joan Bosc (Can Bosc) entre otros.

En Molino de Alcuneza se respira la tierra, el entorno y su recetario, pero también el sello personal del chef. Moreno apuesta por las verduras de su propio huerto o las buenas carnes de la zona, aunque no renuncia a otras materias primas tan lejanas como el pichón de Bresse, distintos pescados… Imaginación, evolución y técnicas depuradas en una cocina que merece ser visitada y disfrutada. Especialmente ahora con el buen tiempo, cuando el comedor se saca al jardín y se puede cenar bajo árboles centenarios.

Un lujo de carta no exenta de sofisticación: conejo con ajo negro, ajo verde de pistachos con txangurro y sardinas en salazón, mi-cuit de salmón con vinagreta caliente de ajos y chiles… De los principales destaca un bogavante al carbón con guiso de ternera y puré Robuchon o el steak tartar de vaca vieja con tuétano asado.

Moreno propone tres menús. Compartir (45 euros), más pegado a la tierra con deliciosas croquetas de jamón, torreznos o patés; Disfrutar (50 euros), basado en los recuerdos de su infancia (carrilleras, salmorejo con cecina…) y Celebrar (60 euros), el más extenso. Muy destacable la excelente relación calidad- precio. Todo acompañado de numerosos detalles, desde los panes de harinas ecológicas, hechos en la casa, al cuidado menaje. La carta de vinos, gestionada por Blanca Moreno, hace un guiño a la tierra sin olvidar la riqueza vinícola del resto de España. Destacar el delicioso desayuno, con pan, bollería, hojaldres, mermeladas y yogures, elaborados por ellos mismos.

El menú

Primero: ajo verde de pistachos con ‘txangurro’ y sardinas en salazón.

Segundo: pichón de Bresse con crema de cebolla roja y escabeche de verduras ogote de merluza con su bilbaína.

Postre: bizcocho borracho de ron con helado de jengibre.

Precio medio: 55-60  euros

-----