Portada ‘Never gonna give you up’ cumple 30 años
Música

‘Never gonna give you up’ cumple 30 años

  • El 27 de julio de 1987, un chaval de 21 años (re)debutaba con un temazo llamado ‘Never gonna give you up’. Fue uno de los éxitos del año.

  •  Pero, ¿tanto como para que para tres décadas después su vídeo tenga más visualizaciones en Youtube que éxitos muchísimos mayores de esa década?

  •  No, de eso tiene la culpa el rickrolling, la broma-meme por excelencia que empezó en 2007 y todavía nadie ha podido parar.

 

El 27 de julio de 1987 un tal Rick Astley, desgarbadísimo joven de 21 años, cara añinada, pelazo imposible y voz inversamente proporcional a todo lo anterior, asaltaba el mundo con el temazo del año: ‘Never gonna give you up’. La canción se colocaría número 1 en medio planeta, y convertiría a Astley en una celebridad mundial con una portentosa carrera de… Seis años de duración, un par de discos y ningún otro éxito a la altura. Pero qué vídeo, eh. El espíritu de las segunda mitad de los 80 condensado en un par de minutos, gabardina absurda y baile loco incluidos.

En Youtube

En nuestro reproductor

El vídeo lleva hoy 336 millones de reproducciones, y eso que es el “oficial”, no uno de los muchos que se hicieron famosos en Youtube a partir de 2007. Casi 100 millones más de vistas que el ‘Beat it’ de Michael Jackson, o 10 veces más que el ‘Like a virgin’ de Madonna. Algo que sólo tiene sentido si consideras el papel que jugó Internet en la carrera de Astley. O, mejor dicho, en su poscarrera. Porque Astley no dejaba de ser un producto más de la factoría SAW: Stock, Aitken, Waterman, un trío de autores británicos especialistas en producir temas tan pegadizos como intercambiables. Tanto, que el primer disco de Astley llevaba como título y single adicional un tema  [‘Whenever you need somebody’] compuesto para otro artista que, sencillamente, no había funcionado.

El cantante se hundió en la oscuridad en 1993 (tras haberse dejado greñas, cantado gospel y, en general, buscar un hueco más allá de lo que era: un one hit wonder) y el tema se convirtió en una de esas tonadas de cadenas nostálgicas, y el mundo siguió girando. Hasta que 20 años después se convirtió en uno de los mayores memes/bromas de Internet, que incluso hoy todavía no se ha extinguido: el rickrolling, la práctica de trolear al personal colándole de alguna manera el ‘Never gonna give you up’ cuando esperaban ver otra cosa.

‘Grand theft Auto IV’, el origen del rickrolling

Cuando, a finales de marzo de 2007, apareció el esperadísimo primer tráiler del videojuego ‘Grand Theft Auto IV’ -el mayor fenómeno del sector por aquel entonces-, Internet no tenía la infraestructura actual. ¿El resultado? Cuando varios millones de personas intentaron ver el vídeo a la vez, la web que lo albergaba quedó inoperativa. En 4Chan, el Forocoches del mundo, alguien decidió trolear al resto de los usuarios posteando un enlace en el que sí se podía ver el tráiler. Pero, en su lugar, lo que se encontraron los foreros fue a Rick Astley cantando y bailando. Había nacido el rickrolling (en realidad una evolución de un troleo previo en el mismo foro. Con patos en vez de Astleys). El fenómeno tardó menos de dos meses en salir de 4Chan y convertirse en una broma recurrente en Internet.

En noviembre de 2007, el propio Rick Astley se hacía eco del asunto Apenas medio año después, se estimaba que unos 13 millones de personas habían picado en la broma, aplicable a todo. Pon el titular más escandaloso y clickbait posible, enlázalo al vídeo y, pum, ya tienes el rickrolling. Astley, al que todo esto le parecía muy bien y una muestra de “lo grande que es Internet”, le contaba a Los Angeles Times, en marzo de 2008, que había una cosa que no entendía:

“O sea, si fuera una canción rock con mensaje, antialgo, podría entenderlo. Pero ¿algo como esto? No quiero hacerla de menos, porque sigo pensando que es un temazo pop, pero es una canción pop, no se si me entiendes. No es importante, no tiene nada detrás. Pero quizás eso es lo irónico”

El rickrolling llegó a todas partes, traspasó la frontera del vídeo y aterrizó en forma de acrósticos en trabajos académicos…

…O hasta intervenciones parlamentarias preparadas por varios miembros de la Cámara de Representantes de Oregón, en Estados Unidos. La pura esencia del meme: de Internet a la vida real.

En Youtube

En nuestro reproductor

El bulo de los 12 dólares

Cada mito de Internet tiene que generar sus propias leyendas paralelas. La del ‘Never gonna give you up’ rezaba que, pese a haber generado cientos de millones de reproducciones (lleva 336 millones actualmente, más o menos la mitad de ellas en los primeros años del rickrolling), Rick Astley sólo había recibido 12 dólares en concepto de derechos. Es un bulo que lleva rebotando por Internet más o menos desde 2010, y que incluso ha llegado hasta nuestros días (perpetuado porque Astley sacó disco el año pasado, a los 50 años, uno que ha funcionado muy bien. Así que puedes leer este artículo sabiendo que nuestro protagonista tiene final feliz). El propio Astley desmentía los de los 12 dólares en un AMA de Reddit:

“Nunca he intentado averiguar cuánto dinero saqué de las visitas a YouTube; ni siquiera me he parado a pensarlo. De verdad que no me importa. En cualquier caso ha sido toda una aventura. Y me han pagado muy bien, dos veces, por el rickrolling [una por este anuncio de Virgin y otra por rickrollear en vivo el Desfile del Día de Acción Gracias neoyorquino]”

En realidad, a Astley no le correspondería mucho dinero: recordemos que no es el autor del tema.También, la mayor parte de la gente que sufría el rickrolling no se quedaba a ver el vídeo hasta el final. Youtube tampoco era la máquina de hacer dinero que es hoy. De hecho, hasta noviembre de 2008 ni siquiera existían los anuncios previos a los vídeos. Pero, si te preguntas de dónde sale lo de los 12 dólares, las respuesta es: de uno de los tres autores de la canción, Pete Waterman.

En unas declaraciones recogidas por The Independent en abril de 2009, Waterman se quejaba de que su entidad gestora de derechos en el Reino Unido sólo le había pasado un cheque de “11 libras esterlinas” en concepto de derechos de Youtube por el rickrollingEsto, recordemos, en plena lucha internacional entre las SGAE del mundo y Youtube. El autor estaba haciendo de correa de transmisión con un par de datos, digamos, estirados hasta el límite. Y también hay que tener en cuenta el contexto: cuando hizo esas declaraciones, Waterman estaba presentando una campaña de autores y gestores de derechos para presionar a Google para que les diese más dinero. Así que coge esa cifra con pinzas.

Mercedes-Benz