Portada » NO HAY BUGA QUE AGUANTE TRES CHEVES
Actualidad

NO HAY BUGA QUE AGUANTE TRES CHEVES

Revista zero

 

Era una fiesta muy grande, de esas que invitas a tus amigos y entre más gente lleve cada uno de ellos mejor, una de esas fiestas en donde entre menos gente conozcas, mucho mejor. Ahí fui a dar acompañado de un par de amigos, y ahí terminé fajando con un buga súper bato que tras unas cheves le perdió el asquito a los “maricones”.

Fue entonces, cuando el wey me besuqueaba y se arrodillaba ante mi (sobra decir que no para rezarme) que recordé ese viejo dicho que existe entre la comunidad y que da nombre a mi columna, “no hay buga que aguante tres cheves”, y pensé para mi “¿será esta regla aplicable a todos los hombres?”.

Definitivamente que no soy el único a quien le ha pasado, y de hecho es esto lo que ha hecho que el dicho sea tan popular. Muchos hemos oído de alguien que ha torcido a algún amigo “derecho”, lo cual no es malo, tampoco digo que sea bueno, a final de cuentas los que se están engañando son ellos mismos, por fingir que son algo y dejarse querer, ahora si que “por todo mundo”. Por cierto que quienes “torcemos” a un buga, nos da por presumirlo, por colgarnos esa presea de conquistador en terreno hostil.

Sin embargo, no todo buga borracho se convierte en gay potencial, y por eso mismo debes tener mucho cuidado, porque si te equivocas de perfil, bien podrías hacerte acreedor, como mínimo, a la exhibición ante todos los presentes de lo que “este pinche maricón quiere hacer”, e incluso hasta una buena golpiza te pueden poner, así que con los ojos bien abiertos mis chavos.

Ahora bien, si el wey te está tirando pedo, anda ebrio y tu caliente, pues date, disfruta el momento y guarda mucha discreción. Muchos heterosexuales pueden andar buscando un “desahogo” con un cuerpo masculino (no me pregunten por qué), pero es lógico que si a la primera que pasa algo tu comienzas a gritarlo, pues difícilmente te vuelvan a invitar a sus “desahogos”.

Yo creo que gays, existimos muchos, de todos colores y sabores, y si tu eres de esos “bugas”, recuerda que no por tener vieja, ser vaquero y traer una Ram, podrás reprimir ese deseo natural que tienes, aunque, si así eres feliz, pues vive tu vida, solo procura no ir lastimando a los demás en tu camino. De eso se trata este juego.