Portada » NO QUIERO AGUANTAR MÁS
Relatos gay

NO QUIERO AGUANTAR MÁS

No sé como empezar a contar mi historia. A ver, empezaré contando que mi trabajo va por temporadas, soy fija-discontinua en una empresa dedicada al ocio que no está abierta todos los meses del año. El caso es que cada año entra gente nueva a trabajar. Pues en el 2006 entró la persona que se ha quedado anclada en mi corazón. Ese año pasó totalmente desapercibido para mí, ya que no teníamos el mismo horario, coincidimos pocas veces y le veía más bien de pasada. Hasta ahí todo bien.

 

Al año siguiente o temporada siguiente mejor dicho, empezamos a coincidir y empezamos a trabajar juntos. Me lo pasaba genial con él, el primer día que trabajamos en el mismo equipo fue cuando me empecé a fijar en él, congeniamos genial ese día y nos reímos muchísimo. Desde entonces después del curro cuando salíamos nos quedábamos hablando largo rato de todo un poco en los viales de descanso, no sólo él y yo, sino algún compañero más.

Lo peor fue cuando me dio su dirección de Messenger y gracias a eso descubrí por lo que ponía en su nick que tenía novia. Me dio un vuelco el corazón, me gustaba.

Aún así no sé por que me dio igual. Empecé a meterle poco a poco en mi grupo de amigos del trabajo, ya que él sólo tenia a su novia y todos mis amigos los tenía en el curro por los años que llevaba en la empresa.

Poco a poco fuimos hablando cada vez más, con más confianza, con más complicidad. Todo el mundo estaba seguro de que nos gustábamos y que estábamos juntos pero no era así, por lo menos no estábamos juntos, lo de gustarnos era una realidad que no se podía ocultar.

Fue pasando el tiempo, hicimos viajes con amigos donde poco a poco la complicidad y la confianza aumentaban.

Me preguntaba que si me liaría con él si algún día dejaba a su novia, porque él si se liaría conmigo si algún día dejaba a su novia, le gustaba, me gustaba. Me decía que nunca había entendido las infidelidades pero que estaba empezando en entenderlas aun así jamás le fue infiel a su novia conmigo.

Finalmente por problemas dejó a su novia y un tiempo después sucedió lo que ambos estábamos esperando que sucediera, una noche en una fiesta de empleados nos liamos sólo quedo en unos besos pero los guardo en mi recuerdo sabiendo que es lo único que he podido disfrutar de este amor tan grande que siento.

Pasó el tiempo entre tonteos varios pero nunca se volvió a repetir lo de aquella noche y no por falta de ganas, por lo menos por mi parte. Por la suya siempre será una incógnita. La gente de mi alrededor y la amiga con la que en ese entonces vivía me repetía que éramos tontos, que ambos sentíamos algo, que él sentía algo por mi, pero que ninguno hacia nada.

Por todo esto mi esperanza fue en aumento hasta que un día se me rompieron los esquemas y creo que desde ese entonces no he vuelto a ser la misma.

Una noche camino de casa de unos amigos le pregunte que qué tal le iba todo y su respuesta fue que mal. Mal porque no podía dormir por las noches, porque no sabia lo que quería, echaba de menos dar un abrazo a su ex novia. Tenia claro que no quería volver con ella, pero me confesó que se había seguido liando con ella, sólo quería sexo pero no quería ser un cabrón, me pidió ayuda. Y yo ahogándome el alma en lagrimas le volví a ayudar y digo volví a ayudar por que ya lo hice cuando rompió con ella. No fue esa la última vez que le tuve que ayudar en ese tema.

Me sentía tan mal, lloraba tanto pensando el por qué, por que me tenia que contar todo eso a mi y para colmo por que le tenia que ayudar. ¿No pensó en que yo podía sentir algo? Sé que lo intuyó alguna vez así como lo intuía yo, pero entonces ¿por qué me lo contaba? Me hacia daño. Pero era mi mejor amigo y tenia que ayudarle.

Yo siempre me he rendido en estas cosas, pero esta vez no, esta vez iba a seguir luchando por lo que quería, le quería a él.

A todo esto con su ex no volvió ni nada, no volvió a hablarme de ella.

Pero todo fue de mal en peor, yo me sentía insegura y empecé a juzgar cosas que hacia y a decirle que pasaba de mi, empezábamos a discutir más a menudo. Sentía que todo se me venia encima. Hizo cosas que estaban mal y yo debido a mis sentimientos me pillaba unos rebotes que no eran normales.

Hasta que un día empezó a pasar de mi, cada vez más. Quedaba con amigos míos y vivía por y para ellos. Me decía que seguía siendo mi amigo pero que debido a las discusiones había terminado muy quemado conmigo, es como si toda la culpa la tuviera yo.

Reconozco que a veces puedo ser un poco posesiva. Le intente hacer entender lo que me hacia sentir mal. Le escribí un mail diciéndole que si ya no podíamos ser los amigos que éramos antes pues que no se podía hacer nada, que si habíamos perdido la confianza y la complicidad no se podía hacer nada. Me dijo que no me preocupara que iba a demostrarme que no pasaba de mi, me dijo que me quería, como amigo supongo.

Pero no me demostró nada bajo mi punto de vista, volvimos a tener otra movida y una vez más se quemó.

Pero una vez más no me rendí y seguí luchando por él. Cambie, intente contar hasta 10, fui comprensiva, pero él seguía igual. Vio mi cambio, me dijo que sabia lo que yo estaba haciendo, que lo tenia en cuenta pero que no podía olvidar todo lo que había pasado, que seguía muy quemado. Que no quería depender de nadie ni necesitaba depender de nadie.

Me cansé, le dije que no quería ser ni tan siquiera su amiga (no podía) que ambos estábamos quemados, que había sido un placer pero una amistad basada en discusiones era una mierda. Me dijo que era yo la que terminaba con todo, que era yo la que estaba tirando la toalla. Le dije que quería estar con gente que me hiciera sentir bien y me dijo que me quedara con mis amigos eso que me hacían sentir tan bien porque él nunca me había hecho sentir bien y que esperaba que tuviera mucha suerte con mis amigos. Todo esto me lo dijo en modo irónico. Total seguimos hablando y seguimos siendo amigos.

Se fue de vacaciones y hablamos a menudo, pensé que por fin a su vuelta todo iba a ir bien de nuevo. Pero el día de su vuelta cometió un fallo por el cual pidió perdón pero a mi no me sirvió de nada, fue una tontería pero me di cuenta que la que ahora estaba quemada de verdad era yo.

Lo que me remató del todo es que al día siguiente hablando con unos amigos que son gays me dijeron que ellos creían que él, la persona que tengo clavada en el corazón era gay y estaba por un amigo nuestro, el amigo por el que me ha dado de lado muchas veces.

Entonces pienso en que pueda ser verdad, todo esto pasó ayer noche y hoy estoy confundida, en realidad siempre he estado confundida. Nunca he tenido nada claro.

Esta historia es un resumen de poco más de un año. Es una historia sin final. Y pienso si le debo poner ya final, si debo de olvidarle. ¿Y si es cierto que es gay pero no quiere admitirlo? ¿Y si he estado sufriendo todo este año y poniendo mis esperanzas en un amor imposible?

Siempre dicen que quien la sigue la consigue. Yo la he seguido y no he conseguido nada. Dicen que hay que luchar por amor y yo he luchado un año entero y sigo sin conseguir nada. Y si lo he hecho, a sido porque entre dudas estaba segura de poder conseguir algo, irónico si, pero es la realidad.

A día de hoy y después de todo considero que no es justo que haya aguantado todo lo que he aguantado y no quiero aguantar más. No he sacado nada en claro, no he conseguido saber ni tan siquiera si en algún momento ha llegado a sentir algo por mi.

Tampoco se lo he preguntado, jamás me he atrevido y han pasado muchas cosas por las cuales nunca he podido dar el paso. Me ha roto los esquemas tantas veces que cualquiera se atreve.

Tengo casi 24 años y toda mi vida amorosa se basa en historias de amor no correspondido. Y esta es la que más me esta costando superar, puede ser porque sea la primera vez que me enamorado de verdad. Sólo sé que esto no es justo, que no soy una mala persona como para no tener derecho a ser feliz. Pero ya no espero nada.

 

1 Comentario

Pincha aquí para comentar

  • El hecho de que tu vivas con una esperanza, sin que el te la demuestre da la respuesta a que no eres lo sumamente importante para el, lo he vivido y con la persona que me tratò como ahora te tratan,nunca hubo un cambio en el, y si aun lo veo en la calle queda una impresion de el en mi, pero ahora sin sentimiento alguno, en cambio con la persona que ahora estoy, hubo interes por parte de los dos desde el primer dia