Portada Un nuevo estudio asegura que la homosexualidad está en los genes
Actualidad HBO España

Un nuevo estudio asegura que la homosexualidad está en los genes

Un nuevo estudio asegura que la homosexualidad está en los genes

Un nuevo estudio asegura que la homosexualidad está en los genes

¿Existe el GEN GAY? Un nuevo estudio asegura que los gays nacen así.

Se ha hablado largo y tendido sobre si la homosexualidad es o no es genética. El tiempo ha demostrado que no, al no haber pruebas de que así sea. No hace falta ser científico para entender que si la homosexualidad fuera genética nos extinguiríamos como civilización, ya que los gays tendrían más hijos gays y al final nadie tendría hijos de forma biológica. Es una forma muy burra de plantearlo, pero es también muy fácil de comprender.

 

El caso es que el gen gay vuelve a ser noticia ya que un polémico estudio ha demostrado que, como dijo Lady Gaga y muchos otros antes que ella, los gays han nacido así.

La encuesta se ha llevado a cabo con 1.077 hombres gays y 1.231 heterosexuales, a los cuales se les ha estudiado el código genético, en busca de diferencias en el ADN que puedan demostrar que los gays lo son desde su nacimiento.

Aseguran que el estudio es bastante flojo, poco concluyente y que no sirve para demostrar al 100% que la homosexualidad está en nuestra naturaleza humana, pero aquí volvemos a encontrarnos con el clásico interés homófobo de hacer creer a la gente que la homosexualidad es una elección.

La controversia del gen gay

Que cada año el colectivo LGBT sea más fuerte y esté orgulloso de ser como es no significa que sea un estilo de vida lo que nos hace que nos gusten los hombres a los gays y las mujeres a las lesbianas. Ese es un bulo que muchos homófobos o analfabetos funcionales quieren hacer creer a la población porque les asusta lo diferente. Les asusta un mundo en el que existan personas no heteros, no cis, que viven su vida con total tranquilidad y felicidad. Al final, eso dice mucho más del homófobo que del gay, sin duda alguna.

Poco a poco los avances científicos nos ayudan a entender mejor nuestra naturaleza, pero lo que está claro es que la orientación sexual no te la da la tele o Internet, sino que la llevamos todos dentro.