Portada Orgullo si, politizarlo NO
Noticias diarias

Orgullo si, politizarlo NO

Buenas tardes,

 

Mi nombre es Emilio Martínez Montilla. Les escribo por dos graves irregularidades que observé en la marcha del World Pride el sábado 2 de julio.

 

En primer lugar, observé como decenas de personas portaban carteles pidiendo la liberación de la Franja de Gaza. Esto supone una utilización política de la causa LGTB, habrá personas LGTB que defiendan dicho postulado y otras que no, pero utilizar la publicidad de la Marcha para darle bombo a una causa política que nada tiene que ver con el Orgullo es ir en contra de la misma causa, ya que estamos dejando fuera a personas que podrían defender las reivindicaciones del colectivo y se descuelgan por no identificarse con estos postulados. Para más inri, creo que no tengo que recordar las graves acciones que ha llevado Hamás en contra de homosexuales, con condenas de muerte o de latigazos incluidas.

 

En segundo lugar, el partido político “Izquierda Unida” gritó durante la Marcha “hay que quemar, hay que quemar, la Conferencia Episcopal” en repetidas ocasiones. No pretendo defender a la Iglesia Católica ni justificar el odio que han mostrado al colectivo LGTB históricamente, pero creo que la respuesta a eso no puede ser la apología de la violencia que incluso constituye un delito en nuestro ordenamiento jurídico. Creo que la causa LGTB, si quiere ser un movimiento transversal que abarque a toda la sociedad de izquierda a derecha, no puede permitirse estas soflamas violentas y extremistas que degradan a todo el colectivo, porque muchos no se sentirán identificados con la llamada a quemar iglesias. Este comportamiento se repite todos los años, por lo que no les será desconocido, en mi humilde opinión hay que darle un últimatum a Izquierda Unida de que si quiere desfilar no puede llamar a la violencia.

 

Puedo aportar material gráfico que demuestra todo lo que estoy diciendo y espero de corazón que tomen acciones contundentes para evitar estos actos en próximas ediciones. No podemos dejar que unos pocos hagan utilización de una causa que es de todos para promocionar su propia ideología en detrimento de los derechos LGTB.

 

Sin más, me despido dándoles las gracias por su tiempo y por el excelente trabajo llevado a cabo en el Worl Pride 2017.

 

Atentamente,

 

Emilio Martínez Montilla.