Portada Papá, mamá perdón, me asesinaron por ser gay
Actualidad

Papá, mamá perdón, me asesinaron por ser gay

Papá, mamá perdón, me asesinaron por ser gay

Nunca imaginé tener que escribir una carta tan triste a mi familia, desde que era un niño, sabía que no quería estar con una mujer, fui creciendo y reafirmé que me gustaban los chicos, yo no tenían ningún problema con eso.

Mi familia, aunque en un principio no parecía entender, siempre me mostró su apoyo, yo era un joven muy feliz, rodeado de amor, tranquilo, tenía muchos amigos, quería cumplir mis sueños, esos que ahora no se harán realidad.

Tan sólo tenía 20 años cuando alguien decidió que yo no merecía vivir, una persona que se sintió dios para arrancarme de forma violenta la vida, nunca imaginé que una noche de diversión con mis amigos, terminaría de esta manera.

Estábamos en el club, el ambiente estaba genial, de hecho, mirabas muchas sonrisas, gente disfrutando de la noche, bailando y siendo ellos, sin temores, se sentían en un lugar seguro, pues era un sitio LGBT.

Papá, mamá perdón, me asesinaron por ser gay

Conforme las horas pasaron, el sitio se miraba con más audiencia, incluso el show drag estuvo de lo mejor, amaba ver a esos artistas que sin temores jugaban con el género, olvidando lo masculino y femenino, simplemente eran ellos.

Pero de pronto todo se volvió un caos, con el sonido de la música no sabíamos lo que estaba pasando, muchas personas comenzaron a correr, de pronto mis amigos y yo miramos a gente caer al suelo y la sangre comenzó a cubrir el piso.

¿Qué está pasando?, nos preguntábamos todos, miramos a un hombre parado entre la estampida de personas, estaba disparando a quema ropa, sin importarle nada, había mucho llanto y gritos, todos trataban de salir con vida.

Nosotros corrimos hacia uno de los baños, era nuestra mejor solución, en esos momentos no piensas en otra cosa que salvar tu vida, lo único que deseas es salir de ahí, creer que se trata de una horrible pesadilla.

Una vez encerrados en los baños, podíamos escuchar aún los disparos y gritos desgarradores. En mi mente estaban los buenos recuerdos, el creer que posiblemente ya no volvería a ver a mi familia, en todo lo que dejaría de hacer.

Hubo un momento donde creí que ya estaba a salvo, pues ya no escuchaba disparos, pero me sentía aterrado para correr, un minuto después se escucharon unos pasos entrar al baño, esperaba fuera alguien que nos viniera a auxiliar.

View this post on Instagram

Simplemente amor ❤️❤️

A post shared by Revista Zero (@revistazero) on

Pero no fue así, al salir, ahí estaba el asesino, vestido de negro, con un pañuelo cubriendo su rostro, miré sus ojos y descubrí el odio, ese que muchas veces me habían dicho que existía, pero jamás había experimentado.

Estaba seguro que ese sería mi último instante con vida, se acercó y me gritó: “los odio, putos de mierda, no merecen vivir”, ahí todo se volvió oscuro para mí, me había disparado en la cabeza y con eso se había llevado mi vida.

https://www.instagram.com/p/BrPivklHdmd/?utm_source=ig_web_copy_link

Sé del dolor que debió sentir mi familia al enterarse que esa noche ya no regresaría, no volverían a ver mi sonrisa, ni escuchar mi voz, papá, mamá, perdón, yo nunca quise causarles tanto dolor, no lo merecían.

Estuve en coma por algunos días, los doctores no se explicaban como es que seguía vivo, logré recuperarme lentamente aunque quedaron algunas secuelas de esa pesadilla, ahora levanto mi voz por todos aquellos que han callado de forma violenta, por los que tienen que pedir perdón por ser homosexuales.

https://www.instagram.com/p/BrIgLxungAD/?utm_source=ig_web_copy_link

La homofobia no es un tema que se deba tratar a la ligera, vivimos en una sociedad donde hasta la misma comunidad LGBT fomenta el odio, en esta ocasión fui yo, pero nadie merece sentirse inseguro por amar a quien desea y ser lo que su corazón le dice.

https://www.instagram.com/p/BrH3B-1nCeN/?utm_source=ig_web_copy_link

Etiquetas