Portada Pierde grasa con estos ejercicios para entrenar en la calle
Deportes Fútbol

Pierde grasa con estos ejercicios para entrenar en la calle

Pierde grasa

Si estás corriendo en una bicicleta estática en un gimnasio con la esperanza de perder grasa, es importante que sepas que hay alternativas más económicas que puedes realizar en casa…o en la calle. Ya que, realizar ejercicios en el exterior nos puede llegar a aportar una gran cantidad de ventajas.

En el  artículo de hoy, os voy a dar una serie de claves importantes para conseguir tener buenos resultamos con entrenar en la calle. Especialmente, si queremos perder peso y grasa. Veréis, que no es imprescindible contar con caro material para poder hacer ejercicio.

Ejercicios con los cuales podemos perder grasa al entrenar en la calle

Estos son algunos de los principales ejercicios que podemos incluir en nuestras rutinas de entrenamiento en el exterior. Son sencillos y prácticos, con el objetivo de que el mayor número de personas lo puedan realizar. De todos modos, en caso de que tengas dudas sobre cómo se tiene que hacer.

Saltar al banco

Los bancos de la calle nos ofrecen un recurso importante a la hora de entrenar. Podemos ir a cualquier parque y practicar ejercicios de diferente índole. Por ejemplo, podemos hacer fondos de tríceps en los mismos. Pero también uno de los mejores movimientos metabólicos: saltar.

Realizar una gran cantidad de saltos con intervalos de escasos segundos, nos brinda un recurso sumamente interesante. Por un lado, es un movimiento pliométrico que nos ayudará a ganar fuerza y potencia en las piernas. Por otro, provocará que nuestro cuerpo entre en un estado metabólico por el cual quemaremos una gran cantidad de grasas.

¿Cómo podemos sacarlo provecho desde un punto de vista práctico? Podemos realizar series largas de dos formas diferentes:

  • Número fijo de repeticiones en el menor tiempo posible: Consiste en hacer un número fijo de repeticiones y cronometrar el tiempo que tardamos. La idea, es que tratemos de superarnos sesión a sesión.
  • Máximas repeticiones fijas en un tiempo determinado: El funcionamiento es diferente pero guarda bastante relación. Consiste, en un tiempo determinado (por ejemplo 2 minutos), realizar un número de repeticiones amplio.

Cualquiera de estas dos versiones, puede ayudarnos a combustionar una cantidad significativa de grasas. Especialmente, si lo combinamos con entrenamiento ayunos. Pero ojo, no en estado de ayuno. Como expliqué detalladamente en este artículo, el entrenamiento de alta intensidad en ayunas interfiere a la hora de preservar nuestro músculo. Por lo tanto, la mejor estrategia es realizarlo con comida en el cuerpo y que lo mezclemos con períodos de cardio estacionario en ayunas por la mañana.

Sprintar en cuestas

Sprintar en cuestas puede convertirse en una experiencia realmente dura. Pero a la vez, espectacular en cuanto a los cambios físicos que podemos experimentar. Las piernas, sufrirán de lo lindo al tratar de subir una cuesta a toda la velocidad. Especialmente los cuádriceps y los gemelos.

¿Qué enfoques podemos utilizar para entrenar en la calle con cuestas? os dejo unas cuantas ideas que podemos aplicar a nuestros entrenamientos:

  • Intervalos de tiempo: consiste en realizar un número determinado de series, descansando únicamente unos segundos. Por ejemplo, podemos subir por una cuesta empinada dejando para reposar lo que tardamos en bajarla.
  • Tiempo fijo: Consiste en subir la cuesta el mayor número de veces posible en un tiempo de determinado. Podemos intercalar un recorrido con cuestas y superficies planas para ver cuánta distancia somos capaces de llegar.
  • Cambio de ritmo: se basa en intercalar subidas a la cuesta con ritmos diferentes. Puede, que la primera vez que la subamos sea a máxima velocidad. La siguiente será a un ritmo suave, para volver a cambiar el ritmo en la tercera subida. Y así, sucesivamente.

No obstante, ten cuidado

Una de las grandes diferencias entre el trabajo en un gimnasio versus el trabajo al aire libre es que este último es más variable. Mientras que las temperaturas frescas, el terreno irregular y la luz del sol pueden ser estimulantes, también pueden rompernos la estructura de entrenamiento.

Salir a correr en cuestas cuando llueve, no ofrece un panorama muy alentador realmente. Especialmente, si no disponemos del material adecuado para realizarlo en condiciones oportunas (chubasquero, zapatillas…). Entrenar en casa o en el gimnasio, nos permite controlar más los días que vamos a poder entrenar sin injerencias ambientales. Por lo que, a pesar de que es interesante contar con el recurso de poder entrenar en la calle, debemos tener presentes también los problemas asociados.

Revista Zero

Mercedes-Benz