Ya en un post anterior publicamos por estudio acerca de lo maléfico que resultar ser el uso del Popper, hoy queremos que te informes un poco más sobre ella y siendo el caso te abstengas al llegártela a ofrecer.

El Popper es la droga de más consumo en las últimas décadas por el colectivo de hombres gais. Esta es una sustancia que provoca un efecto muy rápido, casi instantáneo, creando “alucinaciones” por unos segundos. Aseguran quienes la han probado que es una auténtica bomba para las relaciones sexuales.

¿Pero porque se usa para mantener sexo?

El nitrato de amilo o butilo nombre científico es una sustancia química líquida que al ser inhalada, aumenta la excitación sexual y relaja los esfínteres. Siendo por esto la razón principal del porque es exitosa dentro de las fiestas de ambiente gay.

La droga es usada desde la década de los años 70, siendo los 80 cuando llegó a su apogeo, hasta llegar a estos últimos años donde no ha dejado de consumirse, generando problemas de salud a aquellos hombres que la han inhalado por años.

Estudios

Los resultados del estudio “Las 99 preguntas sobre el chemsex”realizado por BCN Checkpoint, una organización dedicada a la detección de VIH y otras infecciones de transmisión sexual dirigida a hombres gais, apunta que el popper es la sustancia más consumida en las fiestas sexuales seguida por la marihuana, la cocaína, el éxtasis y el GHB.

“Un 15% de las personas que participaron en el estudio manifiestan haberlo consumido durante estos encuentros”.

Explica Pep Coll, médico de la Unidad de VIH del Hospital Universitario Germans Trias i Pujol de Badalona y coautor del libro Las 99 preguntas sobre el chemsex.

Un peligro latente

La mezcla de Popper junto a otras drogas o estimulantes puede llegar a convertirse en un arma de doble filo. Si se mezcla con Viagra o el Cialis, podría terminar con la mejor relación sexual jamás vivida o con un sícopes.

“Si se combina con potenciadores de la erección, puede llegar a provocar síncopes. El popper es un vasodilatador y juntar ambas sustancias puede llegar a resultar peligroso, ya que podría producirse una hipotensión”, advierte Coll.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *