Portada ¿Por qué ‘NCIS’ y ‘Hawaii Five-0’ no se acaban nunca?
LifeStyle

¿Por qué ‘NCIS’ y ‘Hawaii Five-0’ no se acaban nunca?

hawaii_five_0_8135_800x533

La televisión sigue funcionando así y no a golpe de ‘Juego de Tronos’. Te explicamos por qué siguen vivas las series que no ves.

Que si ‘Juego de Tronos’. Que si ‘The Handmaid’s Tale’. Que si ‘Por trece razones’. Que si ‘La casa de papel’. Si fuera solo por las series de las que hablamos, parecería que la televisión es mucho más pequeña de lo que es, y sabemos que no es así. El impacto del modelo Netflix y el legado creativo de las prestigiosas cadenas de cable norteamericanas han situado la producción en ese punto que denominamos burbuja catódica: hay tantos títulos (se emiten anualmente más de 400 en Estados Unidos) que podemos pensar que muchos resultarán en la ruina. Suena a panorama futurista, pero ya está aquí.

Cómo eliminar completamente el sarro de los dientes

No obstante, en ocasiones olvidamos que esa burbuja se extiende también a nuestra conversación sobre la pequeña pantalla, y lleva muchos años sucediendo. ¿Por qué no hace tanto decíamos que España es incapaz de hacer series como las americanas? Porque a nosotros solo nos llegan las buenas y relevantes series americanas, pero hay todo un universo de ficciones pequeñas, desconocidas, longevísimas y hasta diríamos que mediocres que también forman parte de este escenario. De hecho, son las series que ve la mayoría del público, ese que aún se sienta cada noche frente a la pantalla con el mando en la mano.

Rodrigo Zanon, la tentación brasileña

Hemos llegado a esta reflexión a través de una pregunta que nos hicimos el otro día. ¿Por qué series como ‘NCIS’ y ‘Hawaii Five-0’ no acaban nunca, con 15 y 12 temporadas a sus espaldas, si nadie las ve y nadie habla de ellas? En esa afirmación solo acertamos a medias. Podríamos sumar otras producciones que seguro te suenan, como el spin-off ‘Ley y orden: Unidad de víctimas especiales’, la cuarta serie más longeva de Estados Unidos con 19 entregas. Por detrás, precisamente, de la ‘Ley y orden’ germinal, con 20. También podemos mencionar ‘Mentes criminales’, nacida a rebufo de ‘CSI’, y la incombustible ‘Sobrenatural’, ambas con 13 temporadas.

¿Y qué hay de ‘Anatomía de Grey’ (13) y ‘The Big Bang Theory’ (11)? La diferencia con el resto es que sobre estas sí se charla, ya sea por los giros locos de Shonda Rhimes (la primera gran creadora de televisión a la que ha fichado Netflix) o porque la comedia de Sheldon Cooper sigue siendo la más exitosa en Estados Unidos. Algo similar sucede con ‘Los Simpson’ y ‘Padre de familia’. La primera es actualmente la serie más veterana con 25 entregas, y la segunda cuenta con 16, pero todavía dan carnaza a los seriéfilos con sus sátiras sobre Norteamérica y sus polémicas salidas de tono.

Diez consejos para el cuidado de tus ojos

Aunque puedas pensar lo contrario, que estas series aún se emitan tiene todo el sentido del mundo: sencillamente funcionan. Según datos de diciembre de 2017, ‘The Big Bang Theory’ fue el espacio más visto del año en Estados Unidos (solo por detrás del fútbol), con 18 millones de espectadores (para que te hagas una idea, los títulos españoles más seguidos suelen cosechar 3), y ‘NCIS’ (en España la conocimos como ‘Navy’) reunió a 16,5. ‘Anatomía de Grey’, por ejemplo, registró una cifra de casi 12 millones, y ‘Hawaii Five-0’ en torno a los 11. Y todo esto sin salir de las 20 emisiones más consumidas de 2017. Pero cuando hablamos de funcionar no nos referimos solo a la audiencia…

Rado Lau, seducción viril y atractivo

Sobre estos secretos podrían ilustrarnos mucho mejor los programadores, que se encargan de decidir en qué lugar de la parrilla incluir unos programas u otros: hay series que, simplemente, sirven para que el público de una franja horaria crezca de cara a la siguiente (así han funcionado, por ejemplo, ‘Los Simpson’ y ‘El hormiguero’ en España). Tampoco podemos olvidar el poder de las franquicias: ‘NCIS’ ha contado con cuatro ficciones de ciudad en ciudad, algo así como ‘CSI’, que llegó a tener hasta cuatro (‘Cyber’, de 2015, fue la última). Siguen el ejemplo de ‘Ley y orden’, con seis producciones diferentes a lo largo de un período que abarca desde 1990 hasta la actualidad. Es clave a la hora de perpetuar fórmulas en públicos afines.

¿Cómo debes de cuidar la barba?

Si lo pensamos bien, lo de estas ficciones no es tan diferente de lo que sucede en España con ‘Cuéntame cómo pasó’ y ‘La que se avecina’, con 17 y 11 temporadas: puedes pensar que no tienen ninguna relevancia, pero si miras sus cifras de audiencias, verás que lo que sí tienen son seguidores. Darse un paseo por este universo de pequeñas ficciones que ya te suenan a chino es la excusa ideal para reivindicar los formatos clásicos de la pequeña pantalla. Nos referimos en particular al procedimental, ese que funciona con “el caso de la semana”, y que abarca desde el género policíaco al médico pasando por el legal. Es la fórmula que mejor funciona porque es una apuesta sobre seguro: si alguien se pierde un capítulo, puede reengancharse sin problema a la semana siguiente.

Son pareja en la vida real, Facu Mart y Luis Jorge

De hecho, es ilustrativo volver a esa pregunta de por qué en la televisión española en abierto no vemos series como ‘Juego de Tronos’. El éxito de HBO no convenció al público mayoritario cuando se emitió en Antena 3 (veremos qué sucede con ‘The Handmaid’s Tale’ en la misma cadena, en unas semanas), pero te sorprenderá recordar que ficciones como ‘Navy’ o ‘El mentalista’ sobrevivieron durante años en Cuatro. Puede que no con grandes audiencias, pero sí con la constancia de los espectadores de toda la vida. También es la oportunidad perfecta para reconciliarnos con la figura del guionista: cuando la gente vea series como ‘Juego de Tronos’, nosotros podremos tener la nuestra propia.

Etiquetas
Mercedes-Benz