Portada Mi primer experiencia homosexual
Relatos gay

Mi primer experiencia homosexual

 

Hoy tuve mi primer experiencia homosexual.
Tenía meses o quizás el año aguantándome, fantaseando. Cada vez sentía más la necesidad de acariciar un pene, probarlo con mi boca y con el tiempo sentirme penetrado.

Subí un anuncio con una foto de mi culo durante tres días me estuvieron llegando solicitudes y yo contestando las más interesantes, intercambiando fotos y fantasías.

Me decidí por un tipo alto de 38 años de muy buen ver solo me mando una foto suya durante un viaje en Asia pero desde el principio me resultó muy interesante y atractivo.

Concretamos vernos en un café en el centro de la ciudad de México, rápidamente entablamos muy buena conversación, nuestros trabajos, familia, etc.

Después de 2 cervezas me dijo que iría al baño que si no quería ir yo también a lo que de inmediato accedí, ya en el baño se sacó su pene y me lo mostró, se veía hermoso en estado flácido como estábamos solos se lo agarré y empecé masturbarlo en un instante se le puso durísima, una verga increíble, gordita apenas bajé a mamársela y me dijo que era hora de irse, apenas sentí la textura de su rica verga estaba calientísimo y el también salimos cada quien con una erección oculta dentro de los pantalones.
En 10 minutos ya estábamos en el hotel besándonos y desvistiéndonos, le chupé el pene durante un largo tiempo haciéndole precisamente sexo oral en la forma que mas me gustaba cuando me lo hacían las chicas cuando le empecé a mamar el culo se puso a mil me sujeto, me besó con mucha intensidad se paró de la cama para dirigirse a su mochila por un lubricante y el cual se untó en su verga y antes de ponerme en mi culo me dio unos lenguetazos en mi culito me metió un dedo, luego dos yo ya gemía de placer, me sentía una puta y me encantaba lo gozaba, tardó un poco en metérmela y cuando al fin pudo se quedó dentro de mi sin moverse mientras yo me revolcaba en las sábanas de dolor y placer, cuando al fin me pude relajar me la empezó a dejar caer poco a poco era sensación riquísima en intensa y subiendo el ritmo poco a poco me estaba embistiendo durísimo y yo no pude guardar la compustura y comencé a gritar, por dios que rica verga me encanta que me cojas dime que soy tu puta, dime joto, putito y mil suciedades mas, me puso como en 4 posiciones, en la última en la que yo estaba sentado sobre el empecé a tener una erección, mientras le daba unos sentones yo me mastubé hasta venirme el me dijo que ya se vendría y empecé mamársela, estaba durísima y roja, su eyaculación fue muy larga y potente, me lleno la cara y la boca de su semen y no se digan mis dos manos.

Después de eso nos dimos un baño rápido unos besos y hasta pronto.

ME encantó mucho más que estar con una mujer mas bien muy diferente y es algo que seguiré haciendo por el resto de mi vida. Ser un putito de closet.

Colaborador: luis