Portada Propósito de noviembre: duerme y descansa bien cada día
Actualidad Más Salud

Propósito de noviembre: duerme y descansa bien cada día

Como cada comienzo de mes, os lanzamos un nuevo reto saludable que podéis incorporar a vuestro día a día durante las próximas semanas. Si en meses anteriores nos hemos centrado en el ejercicio y la nutrición, este mes de noviembre nos fijamos en otro de los pilares básicos del bienestar: el descanso.

Ocho horas al día son las que nos recomiendan como norma general para dejar que nuestro organismo se recupere de forma adecuada del esfuerzo diario, para que los tejidos se regeneren, para que nuestro cerebro pueda funcionar correctamente y para que estemos preparados para afrontar el día siguiente. Obviamente, esas ocho horas son un número orientativo y cada uno de nosotros tendrá unas necesidades diferentes; pero podemos partir de ahí para hacer nuestros propios cálculos.

Nuestro descanso: cantidad vs calidad

Como decíamos, si no llegas a las ocho horas de sueño que se suelen recomendar por noche, tampoco tienes que preocuparte demasiadola calidad de tu descanso es mucho más importante que la cantidad del mismo, y la cantidad de sueño que necesitas está, en buena medida, determinada por tus genes.

Durante el descanso nocturno tienen lugar multitud de procesos en nuestro organismo y pasamos por diferentes fases del sueñola más importante de ellas es la de sueño profundo o sueño Delta, ya que es en esta fase cuando nuestro cuerpo se encuentra en una fase de relajación profunda y cuando se producen los picos de segregación de hormona del crecimiento, encargada de reparar los tejidos.

duerme y descansa

Es fácil saber cuántas horas dormimos cada noche, pero ¿cómo podemos conocer cuál es la calidad de nuestro descanso? Actualmente la mayoría de smartwatches y pulseras cuantificadoras son capaces de reconocer las diferentes fases del sueño cada noche (en relación al tiempo que pasamos dormidos, ya que estas fases son cíclicas, y a nuestro movimiento mientras dormimos) y pueden ayudarnos a saber cuáles son nuestros patrones a la hora de dormir.

¿Qué podemos hacer para descansar mejor?

  • Apagar las pantallas al menos treinta minutos antes de irnos a la cama: y evitarlas justo antes de dormir. No es raro ver a personas que se duermen con la televisión puesta o que lo último que hacen cada noche es chequear las redes sociales en su móvil o tablet. Esto es un mal hábito que deberíamos eliminar y que puede condicionar la calidad de nuestro descanso.
  • Tener un horario estricto a la hora de acostarnos y de levantarnos: dentro de lo posible, acostarnos y levantarnos más o menos a la misma hora nos ayudará a regular nuestros ciclos circadianos y a disfrutar de un mejor descanso nocturno.
  • Cenar de forma ligera, y un par de horas antes de meternos en la cama: una cena pesada puede sentarnos mal al estómago e impedir un descanso de calidad. Una cena más ligera pero nutritiva, como las que podéis encontrar en este menú semanal, puede ayudaros a conciliar el sueño de forma más sencilla al meteros en la cama.
  • Dejar del tabaco: fumar puede hacer que la calidad de nuestro descanso nocturno descienda, además de los ya conocidos perjuicios que tiene para nuestra salud en general. Si quieres dejar de fumar, en este artículo te hablamos de los diferentes métodos que existen para ayudarte.

¿Os apuntáis al reto de mejorar vuestro descanso este mes?