Portada «Quien le dé su merecido se lleva 100 euros»: una banda juvenil belga, a la caza de jóvenes LGBT+
Actualidad

«Quien le dé su merecido se lleva 100 euros»: una banda juvenil belga, a la caza de jóvenes LGBT+

Según el diario belga Het Laatste Nieuws (HLN), la banda juvenil «Criminal Justice» se dedica a perseguir a jóvenes LGBT+, agredirles y colgar los vídeos de las agresiones en el chat de un grupo de Telegram que cuenta con más de 600 miembros

Durante varios días circuló por internet un impactante vídeo rodado en la ciudad belga de Lovaina: un joven es perseguido, derribado, golpeado (incluso recibe una patada en la cabeza) y obligado a pedir perdón «por ser gay», según el periódico De Standaard.

Pero el vídeo resultó ser solo la punta del iceberg. HLN descubrió que las imágenes partían de un grupo de Telegram llamado Criminal Justice. De hecho, ese nombre aparecía en el vídeo de Lovaina. El chat de Telegram, que ya no se encuentra en línea, tenía más de 600 miembros. Al parecer, la mayoría eran menores y de origen checheno. En 2017 se publicaron numerosas noticias sobre la república rusa de Chechenia, según las cuales, gran cantidad de personas fueron perseguidas, torturadas e incluso asesinadas debido a su orientación sexual. La historia se repitió a principios de 2019.

Los mensajes del chat de Telegram a los que ha tenido acceso HLN demuestran que el grupo buscaba activamente jóvenes LGBT+ a través de TikTok («todos los tíos de TikTok son unas nenas») y de Instagram. En el chat se compartían innumerables vídeos en los que se glorificaba la violencia explícita. También se ofrecía dinero para «machacar» a supuestos gais; por ejemplo, junto a una foto y un número de teléfono, aparecía el mensaje: «Quien le dé su merecido se lleva 100 euros».

Las organizaciones en defensa de los derechos LGBT+ se muestran sobrecogidas. Regenbooghuis UniQue hace un llamamiento a las víctimas potenciales para que presenten denuncias ante la policía o en plataformas antidiscriminación como Unia o Lumi. UniQue quiere que la policía de Lovaina se involucre. Otra organización, Çavaria, ya se ha puesto en contacto con Unia y con la policía. «Estamos estudiando las medidas a tomar», comenta su coordinador, Ives Aerts.