Portada » Tener el RABO duro por la noche
Sexualidad

Tener el RABO duro por la noche

Durante la noche, es muy común que un hombre llegue a tener erecciones espontáneas, lo cual es conocido como tumescencia peneal nocturna o erecciones nocturnas. Todo hombre sano entre los 3 y hasta alrededor de los 79 años, las experimenta por las noches mientras duermes.

Cada noche, un hombre llegar a tener erecciones entre tres y cinco veces mientras está en la fase profunda del sueño, llamada fase “REM”. En realidad, tener estas erecciones nocturnas es un síntoma de buena salud reproductiva y de buenos niveles de testosterona.

De acuerdo con el Dr. Frank Sommer, jefe de Andrología de la Universidad de Colonia, Alemania, tener erecciones nocturnas obedece a la apertura de las pequeñas arterias y a la relajación del músculo liso cavernoso, mediado por el óxido nítrico, gas vasodilatador, que es producido en ciertas neuronas y en el citado endotelio.

El pene, en estado de flacidez, está parcialmente lleno de sangre venosa; la sangre venosa tiene una cantidad de oxígeno baja con lo que los tejidos del pene tienen poca vitalidad.

En el momento de tener una erección, entra sangre arterial al pene, sangre con alto contenido en oxígeno, por lo que los tejidos recuperan vitalidad y se produce la regeneración tisular necesaria para que el pene funcione correctamente.

Debido a que la actividad sexual puede ser discontinua y no diaria o muy seguida, la naturaleza se prepara para esto y origina las erecciones nocturnas. De esta forma, el pene se mantiene sano con sangre oxigenada rica en nutrientes aunque no haya siempre un contacto sexual que produzca la erección.

Tener erecciones nocturnas durante el sueño, de forma habitual, indican que no hay lesiones neurológicas ni cardiovasculares, por lo que pueden ser un indicativo y herramienta para diagnosticar, tratar y medir la disfunción sexual.

La falta de erección en las relaciones sexuales puede deberse a problemas psicológicos o emocionales, pero también a otras causas, como lesiones neurológicas, problemas de arteriosclerosis, trastornos hormonales o metabólicos, los cuales pueden ser detectados cuando no suceden las erecciones nocturnas.