Portada ¿Cómo reaccionan los hombres heteros al ver a una pareja gay besarse?
Actualidad

¿Cómo reaccionan los hombres heteros al ver a una pareja gay besarse?

 

¡No es nada agradable lo que les pasa por la mente a los heteros cuando ven a una pareja de hombres besándose!

Una de las investigaciones más recientes asegura que cuando los hombres heterosexuales ven a dos hombres besándose, su respuesta fisiológica es la misma que cuando miran imágenes de carne podrida.

Un grupo de 120 hombres observó una serie de imágenes de parejas homosexuales que mostraban su afecto en público, como cogiéndose de la mano o besándose.

A continuación, les mostraron otras imágenes básicas como clips de papel o una manzana y después imágenes asquerosas como un cubo de gusanos.

Los investigadores recolectaron muestras de saliva de los participantes para analizar los niveles de estrés y repugnancia que habían sentido al ver cada una de las fotografías.

Tras el ensayo, se dieron cuenta de que los hombres se escandalizaban mucho más al ver a dos gais besándose que observando imágenes de carne podrida o de gusanos.

“Los hombres se escanzaliban mucho más al ver a dos gais besándose que con imágenes de carne podrida”.

Uno de los datos curiosos del estudio es que no se encontró ninguna relación entre la reacción y el nivel de prejuicio de los examinados.

Es más, aquellos que tenían unos niveles de prejuicio supuestamente más bajos experimentaban una respuesta fisiológica mayor que el resto.

“Es difícil concretar lo que esto significa. Podría ser que a los participantes les pareciera igual de repugnantes las imágenes de parejas del mismo sexo besándose que las imágenes desagradables. O podría ser que sufrieran ansiedad al ver a la pareja homosexual besándose y repugnancia a las otras imágenes. La conclusión es que no podemos distinguir bien estas dos emociones”.

Comentó la investigadora Karen L. Blair.

Por suerte, lo que sí ha podido afirmar Blair es que ninguno de los participantes reaccionó de manera violenta al ver las fotografías.

“La gran mayoría de los individuos no respondieron de manera violenta, lo que indica que cualquier pequeña respuesta fisiológica que hemos analizado no responde a un ataque de pánico incontrolable”, concluye.