Portada Cómo reconocer el cáncer de testículo
Salud

Cómo reconocer el cáncer de testículo

Los tumores de testículo representan entre el 0,6 y el 1 por ciento de todos los tumores en el hombre, calculándose, según el proyecto Globocan 2012, que en España se diagnostican 823 casos anuales.

Aunque el cáncer de testículo no es de los más frecuentes entre la población masculina, sí es el cáncer más común en los hombres de entre 20 y 35 años. De hecho, tal y como indica Martín Lázaro, portavoz de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y oncólogo médico en el Complejo Hospitalario Universitario de Vigo, más de la mitad de los casos se diagnostican entre los 20 y los 35 años.

A día de hoy las causas que originan la enfermedad son desconocidas, si bien, las últimas investigaciones apuntan a que pueden ser ambientales. “El único factor de riesgo conocido es lacriptorquidia (el testículo no desciende a la bolsa escrotal)”, explica Lázaro a CuidatePlus. “También incrementa el riesgo si hay antecedentes en la familia o se padece el síndrome de Klinefelter”.

El pronóstico de este tipo de cáncer es muy favorable: los tumores germinales presentan un índice alto de curaciones, de forma global, más del 90 por ciento de los pacientes se van a curar, cifra que se acerca al cien por cien de los casos en los estadios más iniciales de la enfermedad.

Dado el alto porcentaje de curación, los expertos inciden en la importancia de la detección precoz y de que la población de riesgo (hombres entre los 20 y los 35 años) conozcan los síntomas más frecuentes:

  • Detectar un bulto en el testículo que, en general, no duele. Si existe dolor, éste suele aparecer progresivamente. En las circunstancias en las que el tumor se ha complicado debido a una infección, por ejemplo, el dolor puede manifestarse de repente.
  • Aumento del tamaño del testículo.
  • Tener la sensación de que el testículo pesa más.
  • En algunos casos más raros, el tumor puede provocar el crecimiento de las mamas(ginecomastia). Esto se debe a que se produce el aumento de los niveles de la hormona gonadotropina coriónica, que afecta al desarrollo de las mamas.
  • En el 10 por ciento de los pacientes los síntomas pueden aparecer como consecuencia de la presencia de metástasis (tos, dolor, pérdida de apetito, lumbalgia, etc.).