Portada Relatos gay – Descubrí que mi novio tiene esposa e hijos
Actualidad

Relatos gay – Descubrí que mi novio tiene esposa e hijos

Relatos gay

Hace seis meses inicié una relación con un hombre, quien me aseguró estar soltero y no tener a nadie en su vida, su manera de conquistarme fue tan silenciosa que sin darme cuenta ya estaba en algo formal con él.

Me regaló hermosos momentos, tan especiales que parecían reales, me juraba que yo era el hombre de su vida, ese con el que le gustaría estar por siempre, una y otra vez me repetía que me quería tener en su vida.

Tal vez yo no necesitaba investigar mucho y me creía cada una de sus palabras, era mejor que seguir buscando, con él parecía tener todo, llegué a pensar me complementaba y era mi otra mitad.

Vaya que estaba viviendo un simple cuento de hadas, uno que terminé por descubrir el final sin necesidad de leer todo el libro, me pasé algunos capítulos pues así lo creí necesario, no era lo que esperaba, pero era la realidad.

Mi querido novio, el que me tomaba la mano, me besaba la frente y me hacía gemir de placer en la cama, ese hombre tan perfecto, pues resultó tener un defecto, no era sincero, se estaba engañando a él mismo y a mí.

Descubrí que tenía una hermosa esposa, pero eso no era todo, también dos pequeños, fue un golpe de realidad que necesitaba, ¿cómo lo descubrí?; muy bien deja te cuento esa parte de la historia con detalles.

Un día que salimos a comer me pareció extraño que recibiera tantas llamadas, me decía que eran de su trabajo, pero en su trabajo nunca le marcaban cuando no estaba en la oficina, al menos que realmente fuera algo urgente.

Así estuvo casi toda esa tarde, yo no dije nada, no me quería quitar aún la venda de los ojos, de pronto dejó de visitarme todos los días, ponía muchas excusas, sus visitas eran cada vez más rápidas, ya no disfrutaba de tiempo juntos.

Todo esto se fue acumulando, sabía que algo estaba pasando, aunque no me gustara lo tenía que saber, como dicen: El que busca, encuentra. Eso me pasó a mí, encontré algo que partió mi corazón en dos.

En su última visita aproveché cuando se metió al baño y tomé su celular, nunca lo había revisado, confiaba demasiado en él, pero ahora era necesario, por costumbre abrí WhatsApp y miré que tenía un contacto con el nombre de Amor.

Estaba seguro que la persona de la foto no era yo, así que abrí el chat, efectivamente, era su esposa, quien le pedía pasar más tiempo con la familia, ya que últimamente se la pasaba en el trabajo y casi no lo miraban.

Etiquetas
Mercedes-Benz