Portada Relatos gay – Engañé a mi novio y ahora no puedo estar con él
Actualidad

Relatos gay – Engañé a mi novio y ahora no puedo estar con él

Relatos gay

Después de 8 años en una relación, creo comencé a sentir que el sexo se volvía una simple rutina, algo que ya me comenzaba a parecer muy aburrido, prefería quedarme en el trabajo y pasar menos tiempo al lado de mi novio.

Esto obviamente comenzó a provocar discusiones entre nosotros, pero ya ni eso me interesaba, solamente escuchaba y daba la razón, no me importaba solucionar realmente lo que estaba pasando.

Tampoco me sentía preparado para dejarlo, digo, ya 8 años de mi vida había estado a su lado y lo quería mucho, había muchos buenos recuerdos, además no creo se mereciera eso de mi parte, así que sólo seguía a su lado por no lastimarlo.

Hasta que conocí a Raúl, un chico que es 4 años menor que yo, tiene 26, pero dio a mi vida otro sentido, todo comenzó de la forma más común, nos conocimos cuando entró a trabajar a la empresa donde yo también laboro.

Aunque en un principio no le tomé mucha atención, poco a poco comenzamos a tratarnos, las risas en mi oficina eran especiales, yo no planeaba nada con él, digo, era muy atractivo, pero yo estoy en una relación.

Una noche me quedé hasta tarde trabajando, pensé que sólo yo estaba en la oficina, pero también se encontraba Raúl, al parecer se atrasó con sus pendientes, así que como lo que yo quería era perder tiempo me quedé para ayudarlo.

Ahí comenzó nuestra aventura, entró a mi oficina y se sentó en mi escritorio, yo intentaba ser fuerte y no caer en la tentación, me dijo: “Entiendo que tienes pareja, pero me excitas mucho, ya no puedo estar así, necesito que me hagas tuyo, no importa que sólo sea sexo casual”.

Me estaba ofreciendo ser infiel, tener un juego sexual con él sin compromisos, lo mejor era que mi novio no se iba enterar, sabía que no era correcto hacer esto, pero necesitaba salir de mi rutina de todos los días.

Puso su pie entre mis piernas y comenzó a acariciar, me tomó de la corbata y me besó ardientemente, yo en ese momento me dejé llevar, lo acosté en el escritorio y me subí sobre él, me hizo gemir de placer como hace mucho no lo hacía.

Desde esa noche nos hemos visto muchas veces, él no espera una relación de mi parte, pero yo ya no deseo la que tengo, me di cuenta que lo más sano será terminar, me siento culpable por estar engañándolo de esta manera.

Sé que va a doler, sin embargo, es lo más sano, las mentiras se van haciendo cada vez más grandes hasta que explotan, eso provoca aún más caos, espero me pueda perdonar y encuentre a la persona que realmente estará por siempre a su lado.

 

Etiquetas
Mercedes-Benz