Portada Ricardo, el cura ‘cachas’ viral: excita las redes en bañador y de Cupido
Actualidad

Ricardo, el cura ‘cachas’ viral: excita las redes en bañador y de Cupido

Su edad en aquel entonces, 25 años, les descolocaba todavía más. Pero pronto cambiaron de opinión, diez años después sus feligreses reunieron miles de firmas para que no abandonase la iglesia e impedir su traslado a Valença.

Muchos le llaman el padre sexy; otros le denominan como el padre bronceado y musculado, y algunos directamente le han bautizado como el cura que deja Internet en llamas.

Si teclea el nombre de Ricardo Esteves (36) en Google, aparecen cientos de imágenes en las que este sacerdote aparece en bañador, descamisado o vestido de cupido.

Una apariencia con la que, sin pretenderlo —o, al menos, eso dice él—, ha revolucionado las redes sociales.

Esas instantáneas contrastan después con las que cuelga al alba en su Facebook —ahora colapsado de peticiones—, celebrando sus primeras eucaristías como párroco en Valença do Minho (Portugal); eso sí, con el aforo completo.

Durante esos años, organizó fiestas multitudinarias de disfraces, conciertos de fado, rutas en modo e incluso consiguió la construcción de un campo de fútbol.

Todo para unir a la comunidad y utilizar los fondos para causas benéficas. «Pienso que ser cura no es solo hacer caminar al pueblo sino hacerlo con él.

Muchas veces ocupamos tanto tiempo en temas burocráticos que perdemos el de estar con las personas y es necesario estar fuera de las iglesias, el sacerdote tiene que ir al encuentro de las personas», defiende Esteves, en una entrevista con La Voz de Galicia, según recoge El Español y comparte Pablo Santos para Revista Zero.

En cuanto a cómo fue su llamada, tampoco deja dudas:

«No soy cura solo porque quiera ayudar, si no me habría hecho bombero. La vocación es algo interior, no se explica, es casi como el amor, se siente».

Si bien, la fama no ha llamado a la puerta de este sacerdote hasta hace unas semanas, tras haberse convertido en una estrella de Youtube. Hace unas semanas, se publicó un video en el que, transformado de Cupido, intenta que desconocidos se enamoren al ritmo del tema Pretty Woman.

Vestido con pantalón, camiseta ajustada y chaleco blanco, sin que falten las alas blancas, Ricardo se mete en la piel del dios romano portando también el arco y las flechas durante los tres minutos que dura la canción.

A veces dispara a los protagonistas de la historia y otras, guiñando directamente el ojo a la cámara, el cura intenta que dos jóvenes se enamoren, aunque es continuamente saboteado por un demonio que aparece en el video.

La historia incluye hasta una rescate en la piscina protagonizada por él, que da paso a un final feliz.

El primer día, el video contaba con miles de reproducciones, tras lo que los medios de comunicación han puesto el foco en este singular sacerdote que, además, también acepta posar como modelo solidario para que firmas que, a cambio de su colaboración, hacen donaciones a instituciones benéficas.