Portada » ¿Sabes cómo chupar una POLLA mejor que nadie?
Sexualidad

¿Sabes cómo chupar una POLLA mejor que nadie?

Puede que pienses que cualquiera puede chupar un pene mejor que nadie y lo cierto es que nada más lejos de la verdad.

Realizar una felación de manera que al homenajeado no se le olvide en días requiere concentración, motivación y unas dosis de creatividad que no están al alcance de cualquiera y, mucho menos, algo que surja espontáneamente.

Inspirados por la espléndida guía de Vice sobre cómo ‘chupar una polla’ de hace unos añitos, vamos a darle un enfoque gay a ‘hacer una mamada’ y ser recordado para siempre (y no hace falta ni siquiera deciros que muchos de estos consejos son recomendados para ser realizados con vuestra pareja estable y siempre bajo la mayor de las responsabilidades respecto al tema de protección frente a ETS).

1. NO LO DES TODO DE ENTRADA

Una mamada de campeonato te puede dejar sin sexo esa noche, así que dosifica tus fuerzas y ten siempre un amplio catálogo, para usar técnicas con mayor o menor intensidad según te convenga.

2. NO MUERDAS

Abre bien tu boca, usa tu lengua y, sobre todo, no te olvides del uso de tus labios. Si la apertura es la correcta y tus paletas están bien cubiertas por tus mullidos labios, pues tus dientes solo intervendrán para aportar la fuerza necesaria a estos.

3. NO OLVIDES SU PERSPECTIVA

Él te está mirando y no le va a poner ver a alguien con la actitud de un perro lamiendo un grifo o mirándolo de reojo en una postura desfavorecedora que le distorsiona la cara y le hace ver con ojos de huevo. La imagen que puedas dar es tan importante como todo lo demás, sobre todo, dado lo visuales que somos los hombres. Míralo a los ojos, juega con su excitación y su secreción, golpea su pene contra tu lengua… Lo que se te ocurra, sin duda será bienvenido en la dosis adecuadas.

4. NO DECAIGAS EN EL CULTO AL PENE

Tu amante es importante, pero su pene más. El pene es el gran protagonista en una felación, debe ser adorado, agasajado, mimado, reverenciado. Porque si el pene está contento, él más.

5. NO INFRAVALORES LOS COMIENZOS

La excitación previa es importantísima. Hazte de rogar, masajea, juega con ella antes de metértela en la boca, mírala fíjamente, sonríele. Tú mismo irás notando lo dura que se va poniendo según vaya generando expectación.

6. NO IGNORES LOS HUEVOS

Vía libre para el cuidado de los grandes olvidados. Rózalos con tus mejillas, lámelos, acarícialos o métetelos en la boca. Si el tempo es el correcto, es un plus de esos que hace tu amante se dé cuenta de que está viviendo una experiencia en absoluto cotidiana.

8. NO DEJES DE VIGILAR EL RITMO Y MOVIMIENTO

No pierdas nunca el control del ritmo, siempre adaptado a las vibraciones que él mismo te transmita. Según lo veas estremecerse. Expertos hablan de tararear en tu cabeza una canción infantil para llevar un ritmo alegre, suave y jovial a la vez que sea capaz de transmitir la tranquilidad y calma de mecerse. Sé fuerte e impón tu ritmo, tú se la estás chupando y no te está follando la boca.

9. NO TENGAS MIEDO DE LLEGAR AL LÍMITE

Juega con toda la secreción y saliva, intenta averiguar cómo de dentro te entra (vigilando una arcada excesiva) y escupe. Cualquier cosa está permitida llegados a este punto. Cuanto más puerco se sea, más y mejores recuerdos se quedarán. Porque aquí hemos venido a jugar y a causar una impresión.

10. NO TE PRECIPITES A LA HORA DE TRAGARLO O NO

Aquí todo depende de lo que vayas buscando. Trágatelo si quieres demostrarle amor y dedicación, deja que se te corra en la cara para hacerle ver que no te andas con juegos, escúpelo sin dejar de mirarlo si quieres intimidarlo.

Y, sobre todo, no te cortes a la hora de preguntarle qué quiere si ya hay confianza. Una palabra a tiempo es una caricia más.

 

Si tras seguir nuestros bonitos consejos sobre cómo chupar un pene mejor que nadie, ves cómo el pobre cae sobre la almohada (o donde sea) cercano a la inconsciencia, significa que tu trabajo habrá finalizado y que estarás soñando contigo, con el dios que le has hecho ser.