Portada Shakespeare y otros personajes históricos de series que están más buenos que tú
Cultura LifeStyle

Shakespeare y otros personajes históricos de series que están más buenos que tú

Proponemos un repaso a través de todas esas series modernas que han reimaginado la Historia, y a sus protagonistas, a base de atractivo, sexo y violencia. La última es ‘Will’, sobre el genio de las letras William Shakespeare.

 

Willliam Shakespeare (Will)

¿Te imaginas a un Shakespeare con look de pasarela y actitud de Justin Bieber? En la televisión todo puede pasar (y en la Historia también, que no estuvimos allí para verlo). La serie ‘Will’, que estrenó la cadena estadounidense TNT hace unas semanas, se inspira en esas ficciones de los últimos años que han glamurizado la imagen de los personajes históricos, también los acontecimientos y las intrigas alrededor de ellos, para atraer a la audiencia. El actor británico se mete en la piel de un jovencísimo William Shakespeare que acaba de llegar a Londres y ansía triunfar como dramaturgo.

Enrique VIII (Los Tudor)

Si tuviésemos que rastrear los inicios de la moda de Historia badass, ‘Los Tudor’ debería aparecer como un hito importante, el germen de esta tendencia en la televisión moderna. La cadena Showtime estrenó en 2007 esta serie que gira alrededor de la figura del Rey inglés Enrique VIII y sus tropelías políticas y sentimentales de sexo y sangre. Jonathan Rhys-Meyers dio vida a un monarca al que se describía como seductor (pero no tan guapo), y Natalie Dormer, que más tarde triunfaría con ‘Juego de Tronos’, dio vida (brevemente, claro) a Ana Bolena.

Charles Brandon (Los Tudor)

Hacemos otra parada en ‘Los Tudor’ para recordar uno de los papeles consagradores de Henry Cavill, el último Superman de la gran pantalla y uno de los hombres más deseados hoy. Cuandó aún (casi) nadie lo conocía, el actor británico robó todas las miradas en la ficción de Showtime, en la que dio vida a Charles Brandon (con bien de sexo y desnudos, como exigía la serie), noble y militar inglés que estuvo casado con María Tudor, hermana de Enrique VIII y Reina de Frnacia.

César Borgia (Los Borgia)

A rebufo del éxito de Los ‘Tudor’, Showtime repitió en 2011 con ‘Los Borgia’, mucho menos recordada. Imagináis quiénes eran los protagonistas, ¿verdad? Exacto, la familia de Rodrigo Borgia y todas las intrigas en torno a este oscuro Papa, al que encarnó el popular Jeremy Irons. El actor canadiense François Arnaud interpretó a su hijo César Borgia y profundizó en la “”compleja”” relación con su hermana Lucrecia.

Albert Einstein (Genius)

Una de las últimas series biopic que han llamado la atención por su atrevido retrato de la personalidad protagonista es ‘Genius’, de National Geographic. La ficción está concebida como una antología con un personaje diferente en cada temporada, y en la primera entrega ha sido el turno del científico Albert Einstein. El veterano Geoffrey Rush (‘El discurso del rey’) le ha dado vida en su madurez, y el casi desconocido Johnny Flynn en sus años jóvenes. Las críticas de los más entendidos eran de esperar: se centra demasiado en glamurizar los aspectos personales y la Ciencia queda a un lado. Pablo Picasso será el genie de los próximos episodios.

Ragnar Lothbrok (Vikingos)

Tal vez ‘Vikingos’ le deba más al triunfo de ‘Juego de Tronos’ que al de ‘Los Tudor’ y sus sucesoras, de las que se queda algo lejana, pero el personaje protagonista está inspirado en uno real, recogido en el folclore nórdico, con el Cid en España. Hablamos del rey vikingo Ragnar Lothbrok, a quien ha dado vida en la famosa serie el intérprete y modelo australiano Travis Fimmel. ¿Que no te suena? Fue hace 15 años la imagen de una de las campañas más recordadas de Calvin Klein.

Leonardo Da Vinci (Da Vinci’s Demons)

Estilización visual y reinterpretación descarada de un genio histórico. Fueron los dos grandes ingredientes de ‘Da Vinci’s Demons’, la serie de la cadena Starz (responsable de otras revisiones muy sexys, como ‘Spartacus’, ‘Camelot’ y ‘Outlander’) que en 2013 se atrevió a retratar al artista multidisciplinar por excelencia, el italiano Leonardo Da Vinci. El actor Tom Riley interpretó al maestro con resultados poco memorables.

Charles Manson (Aquarius)

Este personaje se aleja un poco de las opciones anteriores, ya que su infame historia se remonta a los años 70, y está vivo en la actualidad, pero es un ejemplo perfecto. La serie ‘Aquarius’, protagonizada por David Duchovny entre 2015 y 2016, narra la persecución de Charles Manson, y el intérprete elegido para encarnar al asesino fue Gethin Anthony, conocido por su papel de Renli Baratheon en ‘Juego de Tronos’. Esta reimaginación seductora, más allá del físico, tiene mucho sentido si consideramos que Manson fue el fundador de la secta La familia.

Fernando el Católico (Isabel)

Saltamos a la televisión española, a una de nuestras series históricas más aclamadas. ‘Isabel’, de TVE, abordó la interesante figura de Isabel la Católica desde su niñez hasta su muerte, y el encargado de meterse en la piel de su marido, Fernando el Católico, fue Rodolfo Sancho. Tras el éxito de sus tres temporadas, la cadena produjo ‘Carlos Emperador’, con Álvaro Cervantes como Carlos I de España.

Ramón Serrano Suñer (Lo que escondían sus ojos)

Pero el caso más polémico de reinterpretación histórica en la gran pantalla fue el de ‘Lo que escondían sus ojos’, miniserie de Telecinco inspirada en la novela homónima de Nieves Herrero. Narra la relación sentimental entre Ramón Serrano Suñer, político del franquismo y cuñado de Franco (le dio vida Rubén Cortada), y la marquesa de Llanzol (Blanca Suárez), y fue criticada por romantizar a un responsable de la dictadura.

Marco Polo

Terminamos con una de las últimas y menos recordadas series históricas. Podríamos decir que ‘Marco Polo’ fue la primera superproducción de Netflix, en lo que a presupuesto se refiere, pero no se convirtió en el éxito de conversación que podría haber sido. En una fórmula cercana a ‘Juego de Tronos’, de batallas e intrigas políticas, la ficción se ambientaba en la corte de Kublai Khan y trataba su relación con el explorador italiano. El actor Lorenzo Richelmy dio vida a Marco Polo en una interpretación tan poco memorable como el resultado final.