«Siempre he luchado contra toda expresión que vaya contra la libertad o la igualdad, desde el racismo, el machismo, la transfobia, la xenofobia, la homofobia. Y hoy quiero que mi grito se haga un poco más fuerte y tenga más valor y peso. Estoy aquí para contaros que soy homosexual, y que no pasa nada, que la vida sigue igual. Necesito ser un poquito más feliz de lo que ya era», con este mensaje Pablo Alboránacababa con años de rumores (a pesar de no tener por qué hacerlo) y reivindicaba la pasada semana que busca ser «coherente, consecuente y lo más responsable posible»