Portada Tres pasos para bajar el colesterol sin medicamentos
Salud

Tres pasos para bajar el colesterol sin medicamentos

El colesterol es un lípido que en las cantidades adecuadas es necesario para el que el organismo funcione adecuadamente. Sin embargo, si los niveles del colesterol malo o LDL son altos, el colesterol pasa a convertirse en un factor de riesgo coronario muy importante provocando que a largo plazo las arterias se obstruyan y aparezcan enfermedades como la ateroesclerosis o el infarto.

Según explica Lorenzo Silva, secretario general de la Fundación Española del Corazónno existen señales de alerta que puedan ayudar a una persona a sospechar que tiene el colesterol alto. “Estamos ante una situación similar a la de la tensión: si queremos saber si está alta o baja debemos medirla; con el colesterol pasa igual y tenemos que decidir empezar a controlar las cifras del colesterol”.

Pero, ¿cuándo hay que empezar a medir esas cifras? Silva indica que, si existe una historia familiar con enfermedades cardiovasculares tendrá que iniciarse “siendo bastante joven” y si no es así, la recomendación se establece a partir de los 30 años. A partir de ese momento conviene visitar al médico de familia para que realice unos análisis de sangre.

Reducir el colesterol alto

Y si una persona tiene las cifras altas, ¿qué debe hacer? ¿Cómo puede bajar el colesterol alto sin acudir a la medicación? El secretario general de la Fundación Española del Corazón señala tres pautas sencillas para conseguirlo e indica que en los 3-6 meses siguientes a iniciar estos cambios el paciente debe acudir al especialista para que le controle los niveles y compruebe si está funcionando o es necesario comenzar una terapia farmacológica.

1) Realizar deporte

Si el paciente está obeso o tiene sobrepeso, el primer paso para bajar el colesterol es adelgazar. “Recomendamos dedicar aproximadamente 150 minutos a la semana al deporte de intensidad moderada-intensa”, afirma Silva. “Nosotros lo que aconsejamos normalmente es caminar de forma rápida y regular durante 45 minutos diarios, lo que equivaldría a eso 150 minutos semanales”.

Además, el experto señala que al empezar a practicar deporte es muy importante tener en cuenta el estado físico de cada persona e iniciar un periodo de entrenamiento hasta alcanzar el nivel que permita realizarlo a una intensidad media-alta.

2) Atención a la dieta

El siguiente paso es analizar la alimentación. Mirar qué tipo de comida se consume a lo largo del día y cambiar lo que sea necesario para conseguir que sea sana, es decir, seguir una dieta que incluya frutas, verduras, pescado, legumbres, carne (preferiblemente blanca) y en la que olvidemos las grasas de origen animal y las grasas saturadas.

La dieta mediterránea ayuda mucho y conduce a una mejoría de todos los parámetros de salud cardiovascular. Además, incluso puede disminuir la mortalidad”, añade.

3) Cambio del estilo de vida

Existen muchos factores de riesgo que pueden aumentar las posibilidades de tener una enfermedad cardiovascular. Entre estos hay algunos no modificables, como la carga genética y el sexo de la persona. Sin embargo, Silva explica que hay otros que sí se pueden controlar.

“El primer paso es abandonar la vida sedentaria y, una vez que se haya conseguido, actuar sobre los factores modificables: dejar de fumarcontrolar la tensión, la obesidad, no beber alcohol en cantidad, etc. Lo importante es tomar la decisión de querer cambiar”.

Prevención infantil

Aunque estos consejos pueden ayudar a bajar el colesterol alto, Silva recomienda empezar la prevención con los niños. “No se trata de medir el colesterol en la infancia. Tenemos que enseñar a los niños a comer y a hacer ejercicio ya que hay una epidemia de obesidad en la población infantil: comen comidas peores y juegan menos porque tienen más dispositivos electrónicos”, alerta el experto.

“Debemos intentar realizar pequeños ajustes como que los niños vayan andando o en bicicleta al colegio, si es posible, en vez de utilizar transporte escolar; que jueguen en la calle y aprendan a comer sano como ya se hace en otros países, como Australia, donde hay clases de cocina, aprenden qué comer y cómo se tiene que cocinar”.