Portada Un 20% de los adolescentes aún cree que ser gay o transexual «se puede curar»
Actualidad

Un 20% de los adolescentes aún cree que ser gay o transexual «se puede curar»

Un 20% de los adolescentes aún cree que ser gay o transexual «se puede curar»

Casi la mitad conoce o ha presenciado insultos, acoso o agresiones a personas LGTBI

Aunque apenas un 5% de los adolescentes andaluces consideran la homosexualidad o la transexualidad una enfermedad, si se les pregunta si es algo que «se puede corregir o curar» un 19,93% responde que sí. Es uno de los datos del II Informe sobre el estado de la Lgtbifobia y el conocimiento de la diversidad dexual entre los jóvenes y adolescentes andaluces, elaborado tras encuestar el curso pasado a 5.665 jóvenes de 12 a 18 años en 75 institutos de todas las provincias.

Se trata de la segunda edición de un estudio que realiza el Observatorio Andaluz contra la Homofobia, Bifobia y Transfobia cuya presidenta, Natalia Ronco, alertó de «un retroceso en los avances que poco a poco hemos ido haciendo», al aumentar, en algunos casos de forma leve y en otros «alarmante», tópicos sobre el colectivo LGTBI en los más jóvenes como la mayor promiscuidad de éstos o riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual, incluso que en una pareja del mismo sexo uno asume el rol de hombre y otro el de mujer. Pero también, de que la «homofobia o la transfobia», aunque como conceptos sean desconocidos para un 30% de los adolescentes, sí son conductas que ven a su alrededor. Casi la mitad, un 44,18%, reconoce haber conocido o presenciado algún tipo de ataque a personas por su orientación sexual o identidad de género, la mayoría insultos (62,78%) pero también acoso (19,85%) o agresiones (10,94%), sobre todo en la calle (37,78%) o en el instituto (34,01%). No obstante, el presidente de Andalucía Diversidad, Antonio Ferre, alertó de que estos ataques han encontrado en las redes sociales «otro cauce más para perpetuarse» (un 4,14% de los que conocen casos las señalan como el ámbito donde se produjeron).

Aunque tres de cada cuatro encuestados (72,05%) dice tener algún amigo o conocido homosexual o transexual, aún hay un 15,46% que reconoce tener reticencias a relacionarse con alguien de esta condición. Y un 56,49% afirma que preferiría saberlo para «evitar situaciones incómodas». Desde el Observatorio señalan que tras esta respuesta «hay una gran homofobia oculta» ya que «nos resultaría ridículo que una persona heterosexual se presentara como tal ante un grupo de conocidos». «Vemos aún como una anomalía la homosexualidad o transexualidad, incluso como algo exótico o cool tener amigos del colectivo, entendiendo una simple orientación o identidad como el todo que define a la persona», subrayan.

Y aunque minoritarios, los responsables consideran especialmente «preocupante» que casi uno de cada diez encuestados crea que las personas LGTBI no deberían demostrar su afecto en público (9,47%), un 12,54% no está de acuerdo con que se les permita «criar hijos» y un 10,27% crea que tener un profesor homosexual influye negativamente en su educación. También alerta contra la «plumofobia» pues un 51,83% cree que se puede distinguir la orientación sexual de alguien por su aspecto, forma de hablar o profesión.

Etiquetas