Portada Un anuncio publicitario gay de Burger King causa agitación en Estados Unidos
Actualidad

Un anuncio publicitario gay de Burger King causa agitación en Estados Unidos

El anuncio, en el que aparecen Burger King y Ronald McDonald dándose un beso, se distribuyó en Finlandia con motivo de la Semana del Orgullo de Helsinki. La imagen tuvo un buen recibimiento en las redes sociales, pero no todo el mundo ha mostrado el mismo entusiasmo. El fundador de una organización conservadora antigay calificó el anuncio de «perverso ataque contra la juventud y la cultura norteamericana»
«El amor todo lo puede» es el eslogan que acompaña a la imagen ―diseñada en forma de corazón― del beso entre los personajes emblemáticos de las dos grandes cadenas que compiten en el mundo de la comida rápida. La idea del póster es celebrar el amor en todas sus formas: aunque se les suele presentar como enemigos acérrimos, los dos personajes dejan a un lado su rivalidad en honor a la Semana del Orgullo de Helsinki.

Aunque solamente se ha distribuido en Finlandia, el anuncio ha soliviantado a algunos conservadores estadounidenses. Según Peter LaBarbera, fundador de la organización antigay Americans For Truth About Homosexuality (AFTAH), «este truco publicitario de Burger King no tiene nada que ver con vender hamburguesas y patatas fritas, sino con vender la perversa agenda sexual de la izquierda». Además, a la asociación le indigna el uso de dos personajes icónicos. «Usar las imágenes de Burger King y Ronald McDonald es un intento de llegar a los más jóvenes. No se trata de amor. El anuncio supera una línea roja al interpretar la homosexualidad como un amor perfectamente natural. Eso es algo que no encaja en la cultura de este país, cuya fortaleza reside en los valores cristianos».

«Burger King apoya la igualdad, el amor y el derecho de cada uno a ser como es», afirma un portavoz de la cadena de comida rápida, conocida por apoyar los derechos de las personas LGBT+. Por ejemplo, durante el Mes del Orgullo, Burger King México cambió su nombre por el de «Burger Queer», y en el Orgullo de San Francisco puso a la venta un whopper arcoíris.