Portada Un ruso lleva a juicio a Apple por ‘convertirle’ en gay
Actualidad

Un ruso lleva a juicio a Apple por ‘convertirle’ en gay

apple gay

Un ruso ha presentado una demanda en un tribunal de Moscú contra Apple Rusia en la que exige que la compañía le pague un millón de rublos (14.000 euros) en compensación por el daño moral causado por haberle conducido a la homosexualidad.

Al parecer el hombre, identificado en la demanda como D.E. Razumilov, instaló hace tiempo una aplicación para transacciones de criptomonedas desde la AppStore en su iPhone. Este verano, unos “hombres desconocidos” ingresaron 69 GayCoins en su cuenta, acompañando la transacción con el mensaje en inglés: “Don’t blame until you do that” (No culpes hasta que lo hagas).

El Tribunal del Distrito de Presnensky ha admitido a trámite la demanda por “incitar a la homosexualidad”. El caso se está preparando para una vista preliminar a mediados de este mes, según datos del juzgado.

La denuncia, a la que ha tenido acceso este periódico, detalla que Razumilov exige a la filial de Apple un millón de rublos en compensación por daños inmateriales. En su opinión, la compañía lo empujó “de forma manipuladora” a lo que en Rusia se llama una “orientación sexual no tradicional”, algo que le causó “sufrimiento moral y daño mental”.

“Realmente pensé que cómo iba a juzgar algo sin intentarlo, así que decidí probar las relaciones con personas del mismo sexo, y después de dos meses, puedo decir que estoy enredado en relaciones íntimas con hombres y no puedo dar marcha atrás“, escribe el demandante, cuyo testimonio fue difundido por el medio ‘Govorit Moskva’.

Razumilov señala que por culpa de ese mensaje que recibió está “sumido en relaciones homosexuales”. “Tengo novio fijo y no sé cómo explicar todo esto a mis padres”, lamenta el demandante. Según este moscovita, su vida “ha cambiado para peor y nunca volverá a ser normal” por culpa de la aplicación Waves Wallet, que según el medio ruso Fontanka.ru no pertenece a Apple. La empresa que la creó, Waves Platform, es una organización fundada en 2016 por un ciudadano ucraniano, Alexander Ivanov.

No es la primera vez que empresas tecnológicas se ven envueltas en pintorescas demandas tras ser culpadas de problemas personales en Rusia. En mayo de 2016, un tribunal de Moscú se negó a satisfacer la reclamación del empresario moscovita Roman Maslenikov contra el buscador Yandex (considerado el Google ruso), en la que culpaba a la compañía de su calvicie debido a las noticias negativas que difunde. Él también exigía una indemnización de 14.000 euros.