Portada Una pareja gay en Rusia se vio obligada a abandonar el país simplemente porque le contaron a sus hijos adoptados que estaban casados
Actualidad

Una pareja gay en Rusia se vio obligada a abandonar el país simplemente porque le contaron a sus hijos adoptados que estaban casados

Una pareja gay en Rusia se vio obligada a abandonar el país simplemente porque le contaron a sus hijos adoptados que estaban casados
  • Una pareja gay en Rusia se vio obligada a abandonar el país después de que fuesen acusados de romper la controvertida “Ley de propaganda gay” al contarles a sus dos hijos que estaban casados. 
  • Según la ley, aprobada en 2013, se considera ilegal enseñar a los menores temas sobre LGTBQ.
  • El Comité de Investigación de Rusia acusó de negligencia a los funcionarios que permitieron que la pareja adoptase a sus dos hijos. 

 

Una pareja rusa se vio obligada a abandonar el país porque dijeron a sus dos hijos adoptados que estaban casados.

Por descabellado que pueda parecer, la historia es cierta: ocurrió simplemente porque son homosexuales.

Andrei Vaganov y Evgeny Erofeyev, que se casaron en Dinamarca, habían estado criando a sus dos hijos adolescentes durante casi una década sin problemas. Todo cambio cuando el más pequeño de los hijos fue hospitalizado por dolores estomacales y contó a los doctores que no tenía madre, sino dos padres.

Esta información llevó a Rusia a acusar a la pareja de violar la controvertida “Ley de propaganda gay“, que se aprobó en 2013 (después de que los niños fuesen adoptados), y su principal directriz es que hace convierte en delito enseñar a menores cuestiones LGTBQ.

De acuerdo a un artículo de Human Rights Watch, la ley ha generado una mayor hostilidad hacia la comunidad gay rusa y muchos jóvenes LGTBQ viven sin recursos y cada vez se sienten más aislados.

Ivan Golunov, un periodista independiente de Meduza, entrevistó a la pareja según Buzzfeed News. Vaganov dijo que adoptó a su hijo mayor, Denis, en 2009 y a su segundo hijo, Yuri, dos años y medio después.

Poco después, Vaganov conoció y se casó con Erofeyev en Dinamarca, donde el matrimonio de personas del mismo sexo es legal.

 

Después de que Yuri contó en el hospital el caso de sus padres, Vaganov recibió una notificación oficial en la que su hijo era requerido por la policía para prestarse a ser interrogado, pero lo que comenzó como “una investigación rutinaria”, paso a convertirse en un examen médico para descartar el abuso sexual.

Tras la investigación, comenzaron a publicarse artículos sobre el caso de la pareja en donde se decía que habían violado a un niño. Denis, Vaganov y el hijo mayor de Erofeyev también fueron llamados para ser entrevistados.

Después de que las autoridades sugiriesen que Yuri fuese ingresado en un centro de rehabilitación estatal mientras durase la investigación, la pareja decidió abandonar el país, según Buzzfeed. Tras irse de Rusia, los investigadores exigieron que se entregasen para ser interrogados.

“Nunca les pedimos a nuestros hijos que ocultasen nada”, cuenta Vaganov a Meduza. 

Si bien no hay cargos oficiales presentados contra Vaganov y Erofeyev, el Comité de Investigación de Rusia acusó a de negligencia a los funcionarios que permitieron que la pareja adoptase a sus dos hijos.

“Nunca ha sucedido algo parecido”, cuenta Maksim Olenichev, un abogado del grupo Vykhod, a AFP“Si al final los funcionarios son declarados culpables podrían exigir la anulación de la adopción”, añade.

Etiquetas