Portada “Vamonos pal baño” y otras frases para ligar (mal) que nos han dejado el reggaeton
Cultura Curiosidades

“Vamonos pal baño” y otras frases para ligar (mal) que nos han dejado el reggaeton

Frases para ligar

“Vamonos pal baño” y otras frases para ligar (mal) que nos han dejado el reggaeton

RZ recomienda que las conozcas para, de este modo, no usarlas jamás.

Suponiendo que a estas alturas del 2018 alguien le habrá subido ya la radio (que esa es su canción), Enrique Iglesias ha vuelto a la caza de la canción del verano con su nuevo tema, ‘El Baño’. ¿Qué todavía no lo has escuchado? Tranquilo, lo harás. El tema ya ha conseguido, de hecho, el disco de platino en España. Si no la has escuchado y te estás preguntando si la letra de la canción versa sobre un baño, efectivamente, así es. Repetidamente se pronuncia la palabra ‘baño’ en el estribillo.

A mucha gente le ha sorprendido que el artista fuerce el acento latino —al más puro estilo Aznar en Crawford—, pero lo más llamativo de la canción es la letra. Empezando por la ausencia de teología, algo recurrente a lo largo de su discografía. Enrique Iglesias ya no tiene experiencias religiosas. Tampoco aparece como héroe redentor. Ya no persigue el amor absoluto, sin condiciones, sin condicionantes. La letra dice: “Vámono’ a la luna, vamono’ pal’ cine” o “si somos novios, o somos panas” (en zonas de América Latina “ser un pana” es ser un amigo; “ser panita” es ser un buen amigo). Es decir, Enrique muestra el ying, pero también el yang. El amor vaporoso, pero también la realidad. El corazón, pero también la cabeza. Mariposas, pero también orugas.

¿Sabes lo que es ser Asexual?

Estudio afirma que el buen polvo dura 13 minutos

Aumenta el indice de sexo gay sin condon

Pero donde la canción alcanza su cénit es en este estribillo: “Vámonos pal’ baño. Que nadie nos está viendo. Si no me conoces, nos vamos conociendo”. Bien es cierto que un baño es el lugar en el que más llegas a conocer a un persona —especialmente cuando empiezas a vivir con ella, más especialmente si solo tenéis un baño en vuestro piso de alquiler—, pero no parece, Enrique, la mejor forma de declararse. Ni vámonos a la luna, ni vámonos al baño. Algo intermedio. No sé, se me ocurre “vámonos al Retiro”,  “Vámonos de cañas”.

No obstante, la de Enrique Iglesias no es la única frase que nos ha dejado el reggaeton y que nunca, jamás, llegaría a buen puerto en la vida real. Aquí otros ejemplos:

– ”Te necesito como el espacio necesita a las estrellas. Te necesito como un caballero necesita su doncella”. La cuota ñoña la puso Foster en ‘Tú eres mi cielo’. Aparece aquí un elemento recurrente en las canciones de reggaetón: el uso de los elementos celestiales y de objetos astronómicos como metáforas. El problema es que el resultado de la letra es esa postal de San Valentín que regalaste con 14 años.

 – “Siente el magnetismo, tu cadera con la mía, hacen un sismo”. Del mismo modo que el elemento celestial es muy recurrente, también lo son los elementos o accidentes geográficos, como el que aquí utiliza J. Balvin. Más ejemplos: Eres un terremoto. Eres puro volcán. Eres lava. Eres un tsunami. Falta originalidad. Esto solo lo salvaría Maluma refiriéndose a la Albufera valenciana o al Macizo Galaico.

 

 -“Firmo en las paredes de tu laberinto”. Como metáfora no es de las peores, pero tú imagínate que alguien, de la Generación del 98 (pero de la de 1998), se te acerca en Tinder diciéndote tal cosa. “Firmo en las paredes de tu laberinto. Quiero hacer de tu cuerpo un manuscrito”. Perdona, ¿qué quieres qué?

 -“No me importa que usted sea mayor que yo. Hoy la quiero en mi cama. Y no malinterprete mi intención. Es que no aguanto las ganas”. Sí, esta es algo más explícita. Lo mejor es la parte de “no malinterprete mi intención”. Gracias por aclararlo, Don Omar, que uno escucha lo de “hoy te quiero en mi cama” y lo primero que piensa es en ayuda para el nórdico o para colocar la sábana bajera. Mejor evitar malentendidos.

 – “Si fuera un delito eso de que estás hermosa. Te arresto en mi cama y te pongo las esposas”. En la lista está Daddy Yankee con su canción ‘Dura’ por razones evidentes. Cualquier analogía del cuerpo femenino con el código penal (tienes un cuerpo para el delito / estás para arrestarte) debería estar incluido en el código penal.

– “Casi no siento mis pálpitos. Al rescate que venga la paramédico. Necesito que me des un electro shock. Eeh, de tu calor”. Repite Daddy Yankee en ‘Llamado de Emergencia’. Daddy, apunta: el teléfono de emergencias es el 112.

 

– “Si te vistes bonita, él no te dice na’. Y a mí tú me gustas hasta sin maquillar”. Esto canta Nicky Jam en ‘El Amante’. La frase “me gustas hasta sin maquillar” no la digáis, de verdad. Nunca.

– “Dame más gasolina”. Y claro, no podía faltar la inauguradora del género, la primera masterpiece de Daddy Yankee. El carburante del corazón. Una frase que te deja sin plomo. Y muy posiblemente te deja también sin cita.