Portada William Seed desvirgado a pelo por Ryan Bones encargado de penetrarle el culazo por primera vez | MEN
Amateur Anal Bareback Cachas Casero Corridas Deportistas Heterosexuales Hombres desnudos Relatos Gay pornográficos Video porno gay

William Seed desvirgado a pelo por Ryan Bones encargado de penetrarle el culazo por primera vez | MEN

bg-William-Seed-Ryan-Bones-first-time-bareback

William Seed desvirgado a pelo por Ryan Bones encargado de penetrarle el culazo por primera vez | MEN

Su momento ha llegado, pero el nuestro también. Miro atrás y pienso en la de leche que me he dejado por el camino desde que en la pasada primavera estos dos machos, William Seed y Ryan Bones, irrumpieron en el porno para volvernos más pajilleros de lo que ya éramos, cuando vimos lo duro que daban por culo y lo bien que trabajaban en equipo metiendos sus pollazas por todos los agujeros.

Sí amigos, la virginidad, aunque a veces creamos que está sobrevalorada, no deja de ser un momento bonito y especial, algo así como la primera vez que te quedas solo montando en bici, cuando ves ganar un mundial por primera vez o como cuando notas por primera vez el gustillo de una corrida, cosas que sólo pasan una vez en la vida por mucho que después se repitan.

Perder la virginidad va más asociado a ellas que a nosotros, pero bueno, nosotros tenemos dos formas de perderla, algo que saben muy bien los más versátiles. La más habitual viene siendo la de colar la polla por el agujero de otra persona y no vale la boca, sino por el culito, o si eres hetero también por el coño, cualquiera de esos dos agujeritos vale. La otra forma de perderla es siendo tú el que te dejas meter el palote. Justo en el momento en el que el cipote se sumerge y la barra calentita empieza a deslizarse hacia el interior, justo en ese momento habrás perdido la virginidad y podrás gritarlo a los cuatro vientos.

Y después de esta sencilla lección de sexualidad profunda, vamos a lo que nos importa. A ver, estos dos tiarrones que tanto nos gustan, llevan calentándonos desde la pasada primavera ya no sólo con sus escenas, sino con sus publicaciones en las redes sociales. Los que los hemos seguido, hemos sido testigos de un bromance que cada vez iba a más y con el que ya estaban empezando a ponernos cachondos perdíos. Que si ahora hago como que te la chupo, que si ahora acerco la polla a tu culo y te lo rozo pero no llego a metértela, que si un intento de beso en la boca… todas estas chuminadas se acabaron ya (en parte), porque el bromance se hace realidad por fin!!!

Después de verles follar juntos en trío y no tocarse un pelo, da gusto verles a solas y los morros de Ryan sumergiéndose en la raja de ese señor culazo, raspando con su bigote y la barba y empleando bien la lengüita. Ryan es un macho dominante y lo deja claro antes de atacar: ese es SU CULO, de su propiedad. Nadie se lo discute. William hasta lo da por hecho y asiente cuando escucha que Ryan está pensando en tatuar su nombre en él. “Es tu culo” le dice William.

Lucho por no correrme, tengo que parar de tocármela, os lo juro. Entre estos dos hay tan buen rollo y tanta conexión que es alucinante. Parece que seamos espías mirando lo que ocurre en la habitación del hotel en la noche de bodas. William desnuda a Ryan por completo. Se miran y disfrutan contemplando y restregándose sus musculosos cuerpos, pero el beso se resiste. Will le pone el culo para que se lo folle, pero Ryan le dice que todavía no y le vuelve a acicalar el ojete con la lengua. La idea de que vas a tener el honor de desvirgar un culo por primera vez es demasiado importante.

William se da la vuelta y empezamos a ver lo que nunca antes habíamos visto y estábamos esperando. Ryan recorriendo el cuerpo de Will olisqueando sus pelotas y rozándole los huevos y la polla con la nariz y los morros, subiendo por sus abdominales, un beso que se hace de rogar y que al final llega, con lengua y con mucho deseo.

Lucha libre en la cama entre dos machotes. Tan pronto uno está arriba como abajo. Ahora sí ha llegado el momento. William se pone a cuatro patas, Ryan le enchufa el cipotón a pelo dentro del culo, hace fuerza y le desvirga el ojal. No es costumbre de Ryan preguntar si todo va bien por ahí delante, es más de meter y machacar, pero esta vez se preocupa por su colega de fatigas.

Agujero novato y polla gorda hace que todo quede apretadito. William se envalentona y saca a relucir su lado de empotrador. Aunque nunca ha estado del lado contrario, le gusta dar caña. Agarra el culo de Ryan por detrás con la mano para obligarle a darle más fuerte e incluso es él quien bombea el culo hacia adelante y hacia atrás dando ritmo a la follada de vez en cuando.

“¿Voy demasiado rápido?”. “¿Te gusta?”. Las preguntas lógicas de un desvirgamiento empiezan a surgir entre ellos. Estoy viendo al Ryan Bones más comedido, preocupado por su pareja y cariñoso que he visto nunca hasta ahora. Lo pone de lado para poder besarse entre ellos a la vez que se la endiña y Ryan descubre un nuevo placer, el de unas buenas manazas que le aprieten los huevazos mientras folla. Ocurre mientras William echa mano al punto de contacto rozando los cojones y la barra para comprobar que aquello es real. Sí chaval, es real y yo me estoy poniendo las botas mirando.

Casi me corro cuando Ryan le sonríe y le dice que nadie más se lo folle. Will le responde que es sólo suyo.Le da la vuelta y se lo folla boca arriba. William la tiene super dura y no para de pajeársela. Ryan se pone cachondo al verlo a merced suya y mete otra marcha. Will intenta pararlo, Ryan es consciente de que va demasiado rápido pero le pide que aguante, que confíe en él como colega.

Como buen asiduo del gym, William le pide a Ryan que, mientras se la mete, haga posturitas para enseñar músculos. Parece que eso le gusta mucho y lo usa en su propio beneficio para cascarse un pajote. La leche empieza a brotar de su polla y a caer sobre sus abdominales, seguida de esa risita de gusto incontenible tras la corrida.

Turno de Ryan. Le pide a Will que le mire fijamente. Le va el contacto visual. No pasan ni dos segundos cuando nota que se le sale la vida por la punta de la polla. Se la saca del culo y le pega a Will un baño de semen calentito en los huevos y la raja del culo. Con el rabo pringado en lefa, se la vuelve a meter por el ojete.

Bromance completado, pero no finalizado. Esto aún no ha acabado, porque ya lo deja dicho Ryan al comienzo. No descarta la posibilidad de que él también se deje follar el ojete, la cuestión es por quién se dejaría hacerlo. Nos invita a opinar y dejar nuestras sugerencias. Yo apuesto porque reciba lo que da y sea William el que le taladre a pollazos devolviéndosela por todo lo alto.

William-Seed-Ryan-Bones

 

 

Vídeo uno

     

     

    Vídeo dos

       

      Mercedes-Benz